EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

martes, 15 de septiembre de 2020

CONSUELO DE LOS AFLIGIDOS


 

“El Evangelio de Hoy”: Lc 7, 11-17

 

Lectura del santo evangelio según san Lucas

 

En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus discípulos y mucho gentío. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la ciudad la acompañaba. Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: "No llores." Se acercó al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: "¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!" El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. Todos, sobrecogidos, daban gloria a Dios, diciendo: "Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo;" La noticia del hecho se divulgó por toda la comarca y por Judea entera. Palabra del Señor.

 

REFLEXIÓN

 

Memoria de la Virgen de los Dolores. Este Evangelio presenta a Jesús caminando con sus discípulos y una gran muchedumbre. También la mujer viuda es acompañada por mucha gente. Se destaca la iniciativa misericordiosa del gesto de Jesús: Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: "No llores." A Jesús se le removieron las entrañas al ver a esta viuda llorar a su único hijo y tiene compasión de ella sin que nadie se lo pida. Tenemos que aprender que lo importante no es el prodigio, el poder sobrenatural que le devuelve la vida a un muchacho muerto, sino la acción que brota de la bondad misericordiosa de Jesús ante el sufrimiento humano: compasión, consuelo, cercanía, compromiso personal y eficaz. La bondad de Jesús no se queda en sentimiento, sino que genera vida, es una fuerza transformadora de la tristeza, el dolor y la impotencia a la vida y a alegría. Y Jesús se lo dio a su madre… fue el llanto desconsolado de la mujer lo que le conmovió. ¿Somos sensibles al llanto y a los problemas de quienes nos rodean? ¿A qué nos mueve el sufrimiento de los demás? Dejémonos tocar por la práctica del Corazón bondadoso de Jesús.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario