EVANGELIO DEL DOMINGO
"Velen, porque no saben el momento". San Marcos, 51-62.

miércoles, 12 de mayo de 2021

HACIA LA VERDAD PLENA


 

“El Evangelio de Hoy”: Jn 16,12-15

 

Lectura del santo evangelio según san Juan:

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Muchas cosas me quedan por decirles, pero no pueden cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, les guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y les comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que les irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso les he dicho que toma de lo mío y se lo anunciará." Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

El Evangelio de hoy nos habla del lugar que ocupa el Espíritu  Santo en la comunidad cristiana. ¿Cuál es  la verdad plena hacia la cual el Espíritu Santo guiará a los seguidores de Jesús? Es importante no perdernos en eso pues podríamos caer en fundamentalismos y rigorismos que desvirtuarían esta verdad. Para el Evangelista San Juan y sus comunidades, se trata del mismo Jesús. Jesús es esa verdad plena, el mismo Dios en el que hay que  creer, pues el gran pecado es negarse a creer en el enviado de Dios. La verdad es el amor encarnado, hecho práctica fraterna, servicio puntual y efectivo. Es la relación que se vive a partir de considerar a los demás como iguales a nosotros en dignidad.

 

Este modo de vida y de relación con los demás encarnado por Jesús,  esta verdad humanizadora, es lo que da sentido a la vida, es lo que produce alegría, entusiasmo, ganas de vivir eternamente. Esta es una verdad sin fronteras  ni fin que libera eternamente y hace agradable la vida aún en  los peores momentos de la existencia. Es ésta la  Verdad para todos aquellos que se sienten llamados a vivir y promover de diversas maneras la paz, la justicia, la fraternidad, el respeto por la Vida en todas sus manifestaciones. Es en lo diverso, en lo que “no es igual”, donde realmente se evidencia la acción universal del Espíritu de Dios.”

domingo, 9 de mayo de 2021

COMO NOS AMA JESÚS

"El Evangelio de Hoy": Juan 15,9-17         


Lectura del santo evangelio según san Juan

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Como el Padre me ha amado, así les he amado yo; permanezcan en mi amor. Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. les he hablado de esto para que mi alegría esté en ustedes, y su alegría llegue a plenitud. Éste es mi mandamiento: que se amen unos a otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no les llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a ustedes les llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre se lo he dado a conocer. No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien les he elegido y les he destinado para que vayan y den fruto, y su fruto dure. De modo que lo que pidan al Padre en mi nombre se lo dé. Esto les mando: que se amen. Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

En “El Evangelio de Hoy” Jesús nos habla del amor. El amor verdadero, el que Jesús vivió con su Padre Dios y con sus discípulos, es un amor creativo, espontaneo, sincero y sin límite. Dios es amor y por eso nos ama de manera loca. Así nos invita Jesús a amarnos mutuamente. La raíz de todo lo que hace sufrir es la falta de amor. Muchas veces confundimos el amor con complacencias y complicidades que no siempre conducen a la alegría y a la realización plena. El amor de dios es generoso y definitivo. Jesús con su vida, su pasión, su muerte y su resurrección nos ha mostrado quién es Dios. Así nos invita a nosotros a vivir el amor mutuo si queremos alcanzar la felicidad duradera.

 

No caigamos en la tentación de pensar que el amor es solo la entrega placentera de nuestro ser en actos de pasión y erotismos. El amor del que nos habla y que vive Jesús es un amor que se hace amistad porque es libre, solidario y justo, que excluye todo acto de servidumbre, de dependencia o de sometimiento. El modelo de amistad que presenta no es otro que el de dar la vida por los amigos. La entrega los hará partícipes de su alegría por el fruto que se produce. No es que quien te ama te harás sufrir, es que te llenarás de alegría sostenible aun en medio de situaciones humanamente desagradables e indeseadas. Abramos nuestras vidas al amor de Dios y dejemos que él nos enseñe a amar de manera integral. “Dios es amor y nos ama.”  Amén.

 

jueves, 6 de mayo de 2021

CENTRADO EN SU MISIÓN DE AMAR


 

“El Evangelio de Hoy”: Jn 15, 9-11

 

Lectura del santo evangelio según san Juan:

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Como el Padre me ha amado, así les he amado yo; permanezcan en mi amor. Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he hablado de esto para que mi alegría esté en ustedes, y su alegría llegue a plenitud." Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Jesús es nuestra referencia a la hora de vivir la fe en Él y de concretizarla en nuestra relación con los demás. Jesús está siempre en contacto con Dios a quien Él llama Padre. Se mantiene fiel a la misión recibida. Una misión que consiste básicamente en amar, mostrando la manera de Dios amar y salvar. Dios mostró su amor a Jesús comunicándole la plenitud de su Espíritu. Jesús muestra su amor a los discípulos de la misma manera: comunicándole el espíritu que está en Él. Al preparar su ausencia física de la comunidad que tanto ama, Jesús les invita a permanecer unidos en el amor que Él mismo ha mostrado de manera sencilla y profunda.

 

La unidad con Jesús se vive encarnando su estilo y su misión. Él nos ha enseñado que el mandamiento que resume toda la ley y los profetas es el amor a Dios y a los hermanos. Todo esto supone vivir una relación especial y atenta con su Palabra en los evangelios. Permanecer en su amor, revelado y testimoniado en los evangelios. El amor de Jesús es dinámico, vital, creador. Permanecer en su amor es incorporarse en esa corriente vital, hacerla fluir en nuestra vida y multiplicarla en nuestro entorno. No existe amor a Jesús sin compromiso con los demás. Les he hablado de esto para que mi alegría esté en ustedes, y su alegría llegue a plenitud. El objetivo no crear carga sino proporcionar caminos que conduzcan a la alegría y a la realización como personas.