sábado, 16 de julio de 2016

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

“El Evangelio de Hoy”: Mt 12, 14-21

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, los fariseos planearon el modo de acabar con Jesús. Pero Jesús se enteró, se marchó de allí y muchos le siguieron. Él los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran. Así se cumplió lo que dijo el profeta Isaías: "Miren a mi siervo, mi elegido, mi amado, mi predilecto. Sobre él he puesto mi espíritu para que anuncie el derecho a las naciones. No porfiará, no gritará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará, hasta implantar el derecho; en su nombre esperarán las naciones." Palabra del Señor.

Reflexión


Los fariseos planean la forma de matar a Jesús. Pero Jesús, viviendo a plenitud su misión, está empeñado en dar vida, sanar, mejorar salvar la vida de los que encuentra en las comunidades. El evangelio de hoy nos habla de Jesús como el siervo elegido tiene el poder del Espíritu, por eso todas sus acciones son en favor de la vida amenazada y atropellada. Las naciones de todo el mundo están a la espera de la justicia divina y Jesús es la justicia, es la paz, es el amor. Él con su vida, con su muerte y con su gloriosa resurrección es el triunfo de la vida sobre toda forma de injusticia y de muerte. Y sin embargo, Jesús pide que no se diga nada. Eso es humildad. No tiene por misión discutir y vocear sino mostrar con su propia vida el amor misericordioso de Dios. Pidamos a Nuestra Señora del Carmen que nos inspire el camino y los gestos a vivir para seguir subiendo hacia el Carmelo del Reino de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario