viernes, 29 de enero de 2016

LA TIERRA VA PRODUCIENDO

“El Evangelio de Hoy”: Mc 4, 26-34

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega."
Dijo también: "¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas." Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado. Palabra del Señor.

Reflexión

El Evangelio de Hoy nos recuerda que es Dos mismo quien misteriosamente actúa en nuestro mundo para hacer crecer su Reino. Nosotros podemos colaborar y somos llamados urgentemente a hacerlo pues es a nosotros a quien conviene, pero definitivamente, no depende de nuestros méritos. La mayor actitud que somos llamados a encarnar es la confianza en el Dios de la vida, el servicio a los hermanos como una forma de servir a la vida y a la fraternidad. Jesús no nos envía a cosechar sino a plantar. Él se encarga de la cosecha.

Si nos dedicamos a buscar cosecha, pronto nos deprimiríamos y abandonaríamos pues no amamos lo suficiente para darle el tiempo necesario al otro para cambiar de vida, como lo hace Dios. El Señor nos regala su Reino de amor, de justicia y de paz y nos invita a construirlo sembrando estos valores con nuestra propia vida y cuidando su proceso, pero esperando confiadamente en la acción de Dios a favor de su pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario