viernes, 25 de julio de 2014

"El trigo y la cizaña"

Evangelio de hoy Mt 13,24-30

Lectura del santo evangelio según san Mateo:
En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: «El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: "Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?" Él les dijo: "Un enemigo lo ha hecho." Los criados le preguntaron: "¿Quieres que vayamos a arrancarla?" Pero él les respondió: "No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.»
Palabra del Señor

Reflexión
Somos testigos de tanta "buena semilla" sembrada en el campo, pero también de la  presencia de la cizaña. En nosotros mismos parece que moran ambas realidades. Debemos alegrarnos que el bien germina por doquier a pesar de la  presencia de la "mala hierba". Sin embargo, ocurre frecuente que nuestra mirada está puesta -hasta con incertidumbre- en la presencia de la cizaña que parece en camino de ahogar la buena semilla.
Esta parábola nos pone ante la realidad del bien y del mal. Pero no como dos principios que dominen, pues el bien florece ante nuestros ojos y sostiene la realidad de la vida ante la evidencia del mal.
Aquí lo primero es confiar y alegrarse por la buena semilla y no centrarse en la cizaña que quisiéramos arrancar. Para vivir esta cara amable y optimista de la vida necesitamos mucha paciencia, perseverancia y discernimiento. Saber obrar el bien y usar correctamente las cosas. Valorar nuestra capacidad para forjar un mundo mejor, ante la amenaza de la cizaña que aparece a diario en todas sus manifestaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario