EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

miércoles, 30 de abril de 2014

AMAR HASTA ENTREGAR TODO

 “El Evangelio de Hoy”: Jn 3,16-21

Lectura del santo evangelio según san Juan:

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

El Evangelio de Hoy es un llamado a creer en Jesús, a aceptar su propuesta de vida y no rechazarla, a elegir la luz en lugar de las tinieblas. En la manera de vivir se verifica la aceptación o el rechazo a Jesús: “el que obra conforme a la Verdad se acerca a la luz”. Obrar la verdad significa compartir la suerte de los hombres y mujeres que sufren los males e injusticias del mundo desde el compromiso del amor que nos salva. Tenemos que trabajar de manera que los que nos rodean sientan que su vida es importante y que no pasará. Ayudar a crear confianza en la vida, la vida que Jesús nos muestra como eterna. La eternidad se deja ver en la cotidianidad al abrazar los valores transcendentes que Jesús nos ha enseñado. Comencemos acentuando la fraternidad entre nosotros. Vivamos como lo que somos en Jesús: hermanos y hermanas. Todo lo otro irá resultando más evidente. Así vivió Jesús y aunque lo mataron está vivo salvándonos para siempre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario