EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

sábado, 26 de abril de 2014

NUESTRA MISIÓN: EL ANUNCIO DEL EVANGELIO

“El Evangelio de Hoy”: Mc 16,9-15

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando. Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron. Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando a una finca. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron. Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo: "Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio a toda la creación." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Al igual de los primeros discípulos y discípulas de Jesús, nosotros somos enviados hoy a proclamar, a enseñar, a testimoniar el Evangelio. La Iglesia existe para eso, no para controlar la respuesta de la gente ante el anuncio de ese evangelio. Lo que Jesús nos dice es "Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio a toda la creación." La mejor manera de vivir esta misión es encarnando el contenido de este evangelio, aunque sabemos que no es nada fácil. San Marcos hace un resumen apretado de las experiencias vivida por la comunidad de Jesús, después de resucitar. La incredulidad se presenta como una limitación a la evangelización. Ya habíamos visto esta incredulidad en su versión de miedo y temor. La fe es la única arma con que nosotros contamos para atravesar los momentos difíciles de nuestra vida, pues sabemos que somos frágiles, limitados e impotentes en distintas circunstancias de nuestra vida. Así que atendamos al envío de Jesús y encontremos una manera de responder a la necesidad de vivir y anunciar el evangelio hoy. Buen fin de semana y que Jesús de la misericordia les contagie de su amor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario