EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

domingo, 10 de diciembre de 2017

PREPARAR LOS CAMINOS DEL SEÑOR

“El Evangelio de Hoy”: Mc 1, 1-8.

Lectura del santo evangelio según san Marcos

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el profeta Isaías: - Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: «Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos». Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba: - Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo los he bautizado con agua, pero él los bautizará con Espíritu Santo. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Éste es el inicio solemne y gozoso del evangelio de Marcos. Pero, a continuación, de manera abrupta y sin advertencia alguna, comienza a hablar de la urgente conversión que necesita vivir todo el pueblo para acoger a su Mesías y Señor. En el desierto aparece un profeta Juan Bautista. Viene a «preparar el camino del Señor». Lo que busca Juan va más allá de la conversión moral de cada persona. Se trata de «preparar el camino del Señor», un camino concreto y bien definido, el camino que va a seguir Jesús.
Según Marcos, «confesaban sus pecados» y Juan «los bautizaba». La conversión que necesita nuestro modo de vivir el cristianismo requiere un tiempo largo de recogimiento y trabajo interior. Somos llamados a la conversión que necesitamos para acoger más fielmente a Jesucristo en el centro de nuestro cristianismo. También nosotros necesitamos confesar y abandonar nuestros pecados. Sin reconocer los errores no es posible preparar los caminos del Señor.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario