EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

sábado, 4 de febrero de 2017

APRENDER Y VIVIR CON JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Mc 6,30-34

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: "Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco." Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma. Palabra del Señor.

Reflexión

Después de recorrer las comunidades por encargo de Jesús, sus discípulos se reúnen con él para hacer una especie de evaluación contándose mutuamente lo acontecido. Jesús les invita a descansar un poco pues las actividades eran tantas que no les quedaba tiempo ni para comer. La gente viene de todos lados ávidos de escuchar Buenas Noticias. Jesús, profundamente humano y comprensivo sintió compasión de ellos y se puso a enseñarles. No hay descanso, no hay lugares solitarios para quienes, de corazón, se lanzan a testimoniar el Evangelio.

Tenemos que imaginarnos que esta gente que sigue a Jesús y a sus discípulos son los pobres de la Palestina de entonces, considerados ignorantes y sin remedio por los escribas y fariseos. Pobres por ser pecadores, aseguraban los grandes y poderosos. De ellos se ocupa en primer lugar Jesús enseñando a sus discípulos cómo vivir su misión de pastores. Jesús presta atención, interrumpiendo incluso su legítimo descanso, a aquellos que no interesaban a nadie. Demos gracias a Dios por su corazón misericordioso y compasivo y pidámosle que nos ayude a aprender de él para vivir nuestra misión de hoy.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario