EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

martes, 3 de enero de 2017

BAUTISMO EN EL ESPÍRITU DE JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Jn 1,29-34

Lectura del santo evangelio según san Juan:

Al día siguiente, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: "Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo dije: "Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo." Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel."
Y Juan dio testimonio diciendo: "He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: "Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo." Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Continuamos asistiendo al testimonio de Juan Bautista sobre Jesús y su misión. Recordemos que Juan Bautista sabe distinguir el bautismo que él realiza en el río Jordán del que realizará Jesús en el Espíritu Santo. A veces nos enredamos en discusiones estériles sobre si nuestra Iglesia debe bautizar en un río o en lugares preparados para este sacramento dentro de los lugares de culto. Juan Bautista nos da la respuesta: "Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo."  Eso sí, quienes se hagan bautizar tendrán que vivir animados por el Espíritu que conduce a la Vida. Contemos de manera consciente con este Espíritu de Dios que habita en nuestros corazones.

El hecho de la Encarnación de Dios nos prueba su amor incondicional y nos llama a darle una respuesta responsable desde ese mismo amor. Dios nos hace sus hijos en El Hijo y nos envía a testimoniar su amor y su misericordia. Para eso nos regala su propio Espíritu que nos hace hermanos de todos y de todas y de manera particular de quienes más necesidades tienen de nosotros. Juan Bautista da testimonio de Jesús, Jesús no da un testimonio grandioso del amor de Dios y nosotros estamos vivos para que testimoniemos la presencia de Dios en nuestro mundo buscando salvarnos a todos y a todas. Ojalá este año 2017 podamos ser más explícitos en la  manera de vivir nuestra fe cristiana. Que como Jesús sepamos ir a los otros ofreciéndoles compañía y soluciones a sus impases. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario