viernes, 23 de diciembre de 2016

TODOS QUEDARON EXTRAÑADOS

“El Evangelio de Hoy”: Lc 1, 57-66

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban.
A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: "¡No! Se va a llamar Juan." Le replicaron: "Ninguno de tus parientes se llama así." Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. Él pidió una tablilla y escribió: "Juan es su nombre." Todos se quedaron extrañados.
Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: "¿Qué va a ser este niño?" Porque la mano del Señor estaba con él. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN               

La duda había dejado a Zacarías, el padre de Juan Bautista, sin voz. Una vez nacido su hijo y puesto su nombre, la confianza vuelve a reinar en su corazón y comienza a alabar y bendecir a Dios por el regalo recibido de manera maravillosa. Juan ha sido llamado a preparar el camino, a invitar al cambio de vida para acoger al Mesías. Nosotros también hemos estado tres semanas preparándonos para celebrar la presencia del Emmanuel. El tiempo de Adviento es preparación a la Navidad del Señor en la medida en que es tiempo de preparación de nuestro encuentro con Jesús.

El Señor cumplirá su promesa y nos invita a un cambio radical en vistas a la acogida que le daremos al acoger a los pequeños, pobres y marginados de hoy. Somos invitados a creer y mantener la voz, a ver la presencia sencilla del Dios con nosotros. No olvidemos nunca que no se trata de hablar mucho y mostrar así sabiduría, se trata de dejarnos sensibilizar por la vida y la obra de Jesús. Siguiéndolo a él, perdonemos hasta lo imperdonable, mostrémonos generosos y dispuesto a todo por servir a los demás, no perdamos tiempo sufriendo lo pasado; hoy tenemos la oportunidad de acoger confiadamente a Jesús y avanzar con él hacia la alegría plena. ¿Qué va a ser de nuestra esperanza?

No hay comentarios:

Publicar un comentario