martes, 29 de noviembre de 2016

TE DOY GRACIAS PADRE

“El Evangelio de Hoy”: Lc 10,21-24

Lectura del santo evangelio según san Lucas: 

En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús: "Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar."
Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: "¡Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven! Porque les digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que ven ustedes, y no lo vieron; y oír lo que oyen, y no lo oyeron." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

La Iglesia celebra hoy la memoria de Francisco Javier, uno de los primeros compañeros de San Ignacio de Loyola. Un gran misionero de su tiempo motivado por la necesidad de salvar almas y comunicar el evangelio a todas las naciones. Predicó en La India y en Japón y murió a los 46 años a la entrada de La China, donde pretendía testimoniar su fe. Los misioneros y misioneras de hoy valoramos el coraje de Francisco Javier para irse a tierras lejanas y diferentes, pero lo hacemos desde la actualización de la Misionología y de la Nueva Evangelización.

El Evangelio de Hoy nos cuenta como Jesús se alegra de la manera de reaccionar de Dios quien elige no a privilegiados “sabios” sino a sencillos comunes que no cuentan a los ojos de la sociedad. Dios cuenta con la inmensa masa de personas pobres y pequeñas para hacer crecer su Reino. Así Jesús nos revela que Dios es Dios y que tiene sus caminos para salvar a su pueblo, distinto al organizado y reglamentado por nosotros. Si antes Dios elegía para hacer grandes y portentosos, hoy elige para servir y mar hasta a los enemigos. Jesús enseña a los discípulos que los realmente elegidos son los sencillos y los excluidos. 

El Pueblo de Dios, que se creía elegido, no pudo ver realmente el plan de Dios por estar entretenidos con su propia manera de organizarse y procurarse ventajas y privilegios. ¿A quiénes utiliza Dios hoy para mostrar su presencia amorosa en medio de su pueblo? Estemos atentos para no tapar la acción de Dios y resaltar la nuestra. "Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario