EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Y USTEDES, ¿QUIÉN DICEN QUE SOY YO?

“El Evangelio de Hoy”: Lc 9, 18-22

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: "¿Quién dice la gente que soy yo?" Ellos contestaron: "Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas." Él les preguntó: "Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?" Pedro tomó la palabra y dijo: "El Mesías de Dios." Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: "El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

¿Y para nosotros quién es Jesús? Dos mil años  después de su llegada, corremos el riesgo de quedarnos con respuestas aprendidas sobre Jesús, con  los títulos dados por sus seguidores después de su resurrección: Mesías, Salvador, el Cristo, el Señor, el amigo que nunca falla… Pero en realidad, ¿qué mueve Jesús en nosotros y  a qué nos mueve en lo práctico de cada día? La gente  del primer tiempo de Jesús tenían sus expectativas, vivían una realidad dura de dependencia, pago  de impuestos, amenaza de exterminio… y esperaban a un liberador que le sacara de esas penuria, sobre todo a nivel político y económicos. Pero sus discípulos, aquellos que habían convivido y caminado con él y que habían sido enviados a la misión, le reconocen como el “Mesías de Dios”. No un Mesías lleno de poder dominador sino un Mesías revelador de la misericordia de Dios.

A sus más íntimos seguidores Jesús les manifiesta que el Mesías tiene que padecer y ser condenado a muerte. Este anuncio de la pasión choca de inmediato con las expectativas que tienen los discípulos de un Mesías Rey y militar, fuerte y poderoso. No comprenden que el camino de la cruz es precisamente expresión de su poder, pero un poder basado en el amor y en la entrega generosa por los demás. ¿Y para nosotros hoy, para ti y para mí, qué poder tiene Jesús? Un buen material a reflexionar  en tiempo de injusticias, de inseguridad, violencia, de absolutización del  mercado y las riquezas, de sufrimientos y de grandes necesidades… Busquemos respuestas en la vida de Jesús.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario