EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

lunes, 16 de mayo de 2016

TENER FE PARA SEGUIR A JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Mc 9,14-29

Lectura del santo evangelio según san Marcos.


En aquel tiempo, cuando Jesús y los tres discípulos bajaron de la montaña, al llegar adonde estaban los demás discípulos, vieron mucha gente alrededor, y a unos escribas discutiendo con ellos. Al ver a Jesús, la gente se sorprendió, y corrió a saludarlo. Él les preguntó: "¿De qué discuten?" Uno le contestó: "Maestro, te he traído a mi hijo; tiene un espíritu que no le deja hablar y, cuando lo agarra, lo tira al suelo, echa espumarajos, rechina los dientes y se queda tieso. He pedido a tus discípulos que lo echen, y no han sido capaces."
Él les contestó: "¡Gente sin fe! ¿Hasta cuándo estaré con ustedes? ¿Hasta cuándo les tendré que soportar? Tráiganmelo." Se lo llevaron. El espíritu, en cuanto vio a Jesús, retorció al niño; cayó por tierra y se revolcaba, echando espumarajos. Jesús preguntó al padre: "¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto?" Contestó él: "Desde pequeño. Y muchas veces hasta lo ha echado al fuego y al agua, para acabar con él. Si algo puedes, ten lástima de nosotros y ayúdanos." Jesús replicó: "¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe." Entonces el padre del muchacho gritó: "Tengo fe, pero dudo; ayúdame." Jesús, al ver que acudía gente, increpó al espíritu inmundo, diciendo: "Espíritu mudo y sordo, yo te lo mando: Vete y no vuelvas a entrar en él." Gritando y sacudiéndolo violentamente, salió. El niño se quedó como un cadáver, de modo que la multitud decía que estaba muerto. Pero Jesús lo levantó, cogiéndolo de la mano, y el niño se puso en pie.
Al entrar en casa, sus discípulos le preguntaron a solas: "¿Por qué no pudimos echarlo nosotros?" Él les respondió: "Esta especie sólo puede salir con oración."  Palabra del Señor.

Reflexión

Para poder ser discípulos y discípulas de Jesús hay que tener fe. Si no creemos realmente en Jesús, en su Buena Noticia. Creer en el perdón como sanación del otro y de uno mismo. Creer en la fraternidad y la justicia. Creer en la compasión y la misericordia. La fe es fundamental en la época de Marcos, años 70, dado que las comunidades vivían con miedo ante las constantes amenazas de persecución. Solo venciendo el miedo es posible resistir ante la amenaza de muerte que viene de los perseguidores.

Jesús encontró mucha gente alrededor de los discípulos; un padre desesperado había pedido a los discípulos que expulsaran un espíritu que se había apoderado de su hijo, pero éstos no fueron capaces de expulsarlo. La frase del padre: “ten piedad de nosotros y ayúdanos” expresa una situación real del pueblo. Tantos problemas para poder vivir de acuerdo a la enseñanza de Jesús ha llevado a la gente a no saber a qué atenerse, quieren encontrar paz y salud para responder a la voluntad de Dios pero no es nada fácil mantener la fe. La respuesta de Jesús, “todo es posible para quien cree”, nos muestra cómo debe ser la actitud del discípulo y la discípula de Jesús. A pesar de las dudas, hay que perseverar en la fe. Confiemos y continuemos creyendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario