EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

lunes, 9 de mayo de 2016

EN EL MUNDO TENDRÁN LUCHAS

“El Evangelio de Hoy”: Juan 16, 29-33

Lectura del santo evangelio según san Juan:

En aquel tiempo, dijeron los discípulos a Jesús: "Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que saliste de Dios." Les contestó Jesús: "¿Ahora creen? Pues miren: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que se dispersarán cada cual por su lado y a mí me dejen solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Les he hablado de esto, para que encuentren la paz en mí. En el mundo tendrán luchas; pero tengan valor: yo he vencido al mundo."  Palabra del Señor.

Reflexión

Aunque ya hemos celebrado la fiesta de la Ascensión del Señor, continuamos con los textos del evangelio que nos hablan de la despedida de Jesús. Jesús aprovecha cada momento para avanzar en la formación de sus discípulos. No le engaña pintándole pajaritos en el aire con promesas de bienestar. Cuando sus discípulos viven la efervescencia de creer haber entendido todo, Jesús les recuerda que apenas comienzan su proceso de fe. En la vida cristiana nunca terminamos de aprender pues no se trata de aprendizajes sino de confianza absoluta en Dios y en su capacidad amorosa para perdonar y salvar sin importar lo bajo que nos encontremos.

Tengan valor: yo he vencido al mundo”. Jesús les dice que tengan valor seguramente porque conoce sus debilidades y porque los siente desanimados en su fe. Jesús sabe que todavía sus discípulos tienen mucho que aprender; pasarán por muchas pruebas y sufrimientos por el mero hecho de anunciar y vivir el Reino; por esto se dispersarán y hasta dejarán a Jesús solo. Lo importante es reconocer que Jesús confía en sus discípulos aun conociendo sus debilidades. Es él el Santo, el Salvador, el que nos acompaña para ayudarnos a vivir las etapas de nuestra vida como un aprendizaje permanente que nos lleve a la humildad y al amor mutuo como Jesús nos ha amado. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario