jueves, 24 de diciembre de 2015

BENDITO SEA EL SEÑOR

 “El Evangelio de Hoy”: Lc 1, 67-79

Lectura del santo evangelio según san Lucas: 

En aquel tiempo, Zacarías, padre de Juan, lleno del Espíritu Santo, profetizó diciendo: "Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian; realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, recordando su santa alianza y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán. Para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días.
Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, anunciando a su pueblo la salvación, el perdón de sus pecados. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz." Palabra del Señor.

Reflexión:

¿Qué necesitamos para sentir y decir que hemos tenido unas felices fiestas de Navidad?  ¿Qué es lo que constituye la felicidad? En estos días escucharemos muchas veces a la gente desearnos feliz Navidad y nosotros lo hacemos también con las personas que  nos rodean, cercanas y hasta desconocidas. Sería un buen ejercicio identificar los elementos que creemos, cada uno y cada una de nosotros y de ustedes, qué nos aporta dicha, alegría, esperanza y fuerza para seguir viviendo y creciendo a nivel integral.

Para Zacarías, el padre de Juan Bautista, lo que cuenta es la realización de las promesas de Dios en las que él creía y esperaba ver cumplidas. De ahí este cántico de alabanza a Dios por dejarlo ver llegada lo que para él y los creyentes de su pueblo constituía su salvación. Este cántico encierra varios aspectos a tener en cuenta: es una bendición, porque Dios ha cumplido sus promesas, ha tenido misericordia con su pueblo. Mantiene viva su alianza, libera de la mano de los opresores y devuelve la santidad y la justicia al pueblo, y lo conduce por los caminos de la paz. Este “Benedictus” es una confesión de fe en un Dios que se ha revelado y se sigue revelando en la Historia de Salvación del pueblo. Justicia, paz, santidad, promesa, alianza, esperanza, iluminación, son valores que el Evangelio de Hoy quiere resaltar.

De esta reflexión tenemos que concluir que como pueblo y como personas tenemos que identificar claramente cuáles son nuestras esperanzas, para poder trabajar en pro de realizarlas; qué esperamos de Dios para poder ir viendo su acción en nuestra historia personal y comunitaria. Hoy estamos ya preparados para celebrar la Navidad. Este cántico de Zacarías es una buena oportunidad para tomar conciencia de que nuestro Dios sigue actuando también en nuestra vida y en la vida de nuestras comunidades y de nuestro mundo. ¿De todo lo esperado, qué se ha hecho realidad ya? No sólo celebramos un acontecimiento del pasado, sino también el actuar permanente de Dios en nuestro presente.  Seamos capaces de apreciar la presencia de Dios salvándonos hoy. Identifiquemos las maravillas que Dios realiza en nuestra vida y en nuestra historia. Paz y amor en Navidad y siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario