EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

martes, 8 de septiembre de 2015

NACIMIENTO DE LA VIRGEN MARÍA

 “El Evangelio de Hoy”. Mt 1, 18-23

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados." Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: "Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa "Dios con nosotros"." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

La Iglesia celebra hoy la fiesta de la natividad de la Virgen María. El Evangelio de Hoy nos dice que Dios cumple sus promesas y lo hace de manera desconcertante. Viene a través de una joven judía que acepta en ella la obra del Espíritu Santo.  A pesar de su desconcierto, José comprende la acción de Dios. Vemos como Dios rompe los esquemas ordinarios para ayudarnos a descubrir lo nuevo y bueno. Nos damos cuenta que esta fiesta mariana está protagonizada por José, quien por su justicia y su obediencia al Espíritu, decide acompañar y apoyar a María en una maternidad que permite el cumplimiento de lo anunciado por los profetas. La profecía confirma que Dios, a través de Jesús, quiere ser un Dios que camina de la mano de su pueblo. Celebrando el nacimiento de María mostramos nuestro respeto y afecto por Nuestra Madre. Tanto José como María pertenecen al grupito selecto de los que todavía creen esperan en Dios… Hagamos nosotros lo  mismo: creamos y esperemos activamente la salvación de Dios. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario