EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

miércoles, 19 de marzo de 2014

SOÑAR Y REALIZAR COMO JOSÉ

 “El Evangelio de Hoy”: Mateo 1,16.18-21.24a

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados." Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

¿Cuál es el contenido de nuestros sueños? Ojalá todos y todas soñáramos como San José. Sus sueños se realizan para el bien de toda la humanidad. José es un soñador que ve cumplidos sus sueños por la confianza que manifiesta en su Dios, y por la disponibilidad a su palabra, aunque ni su justicia ni su capacidad de soñar le eximieron de las exigencias de la fe. José nos enseña a ser realistas esperanzados. Los sueños de José no son desencarnados de la realidad humana sino, llenos de discernimiento y de opciones a favor de la vida. Su fe y su confianza en la palabra de Dios hacen posible las promesas hechas en el Antiguo Testamento a Abraham y a David. Dichas promesas se cumplirán por su disponibilidad generosa y oblativa. ¿Qué es lo que la fe nos está impulsando a soñar hoy para nuestra sociedad?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario