martes, 18 de marzo de 2014

EL PRIMERO SERÁ EL SERVIDOR

“El Evangelio de Hoy”: Mt 23,1-12

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: "En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: hagan y cumplan lo que les digan; pero no hagan lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros.
Ustedes, en cambio, no se dejen llamar maestro, porque uno solo es su maestro, y todos ustedes son hermanos. Y no llamen padre suyo a nadie en la tierra, porque uno solo es su Padre, el del cielo. No se dejen llamar consejeros, porque uno solo es su consejero, Cristo. El primero entre ustedes será su servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

“El Evangelio de Hoy” nos trae una gran exhortación de Jesús: “El mayor entre ustedes será su servidor”.  Maestro, Padre y Consejero, solo Dios el del cielo. Este texto de San Mateo nos trae una dura polémica con los fariseos. Jesús nos previene, a quienes nos interesamos en escuchar su palabra y a todos sus discípulos de ayer y de hoy, de no tomar como modelo a los dirigentes religiosos judíos “porque dicen y no hacen. Es un cuestionamiento radical se su afán por figurar siempre en primera línea, tras consideraciones y privilegios sociales. A quien se le concede una función o una responsabilidad en la comunidad cristiana, ha de hacerlo con humildad, no considerándose el centro o la referencia absoluta para los demás, sino el que con su palabra, con sus actitudes y comportamiento coherente, recuerda quién es el único Maestro, el único Padre. “El mayor entre ustedes será su servidor”, sintetiza Jesús. Fijémonos bien que no se rechaza la función específica de dirección, ni siquiera se insinúa que esté mal ser el mayor. Lo que propone Jesús como novedad inspirada en su propio ejemplo es que ese mismo sea el primero en el servicio. ¿De donde vinieron y se quedaron los títulos y los privilegios en La Iglesia? “Todos ustedes son hermanos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario