EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

sábado, 21 de noviembre de 2020

PRESENTACIÓN DE LA VIRGEN


 

“El Evangelio de Hoy”: Mt 12, 46-50

 

Lectura del santo Evangelio según san Mateo      

 

En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablan con él. Uno se lo avisó: Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo." Pero él contestó al que le avisaba: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?" Y, señalando con la mano a los discípulos, dijo: Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre." Palabra del Señor. 

 

Reflexión

 

La manera de pertenecer a la familia de Jesús está vinculada a la escucha y práctica de su palabra. Jesús se encarga de enfatizar por todos lados en los evangelios la importancia de permanecer unidos a él a través de su palabra. Al celebrar la memoria de la Presentación de la Santísima Virgen, no olvidemos que es ella quien mayor atención presta a la palabra y se declara la servidora del Señor, dispuesta, a vivir la voluntad de Dios. Jesús tuvo su familia biológica, personalizada en José y María, que le enseñó la vida y la fe de su pueblo, pero poco a poco se formó su identidad y fue discerniendo su propia misión de salvación.

 

La nueva familia de Jesús es más amplia y universal. Somos llamados a pertenecer a ella dándole importancia a la Palabra de Dios. La importancia de la Palabra de Dios es que nos mantiene unidos a él y a su misión. En medio de la pandemia del Covid19 y de muchísimas situaciones tensas de nuestra realidad cotidiana, amenazante y distrayente de lo verdaderamente importante, que es seguir a Jesús, su palabra nos hace centrar en lo esencial. Como la virgen María, estemos atentos a la Palabra de Dios y a la realización de proyectos concretos para vivirla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario