jueves, 14 de marzo de 2019

MOVERNOS



“El Evangelio de Hoy”: Mt 7,7-12

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de ustedes le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden! En resumen: Traten a los demás como quieren que ellos los traten; en esto consiste la Ley y los profetas." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

A partir de nuestra fe y nuestra esperanza estamos llamados a crecer, a desarrollar nuestra capacidad espiritual para vivir los diferentes momentos y circunstancias de nuestra existencia. Lo esencial es movernos ("Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá”), esta es la dinámica fundamental de la vida. Es un proceso, no podemos quedarnos tranquilos esperando que otros accionen por nosotros.

Las experiencias ya vividas nos ayudan a continuar añadiendo pasos a nuestra historia personal y comunitaria. Sabemos que existen riesgos en todas las maniobras que podamos realizar, pero debemos confiar en la bondad de Dios (Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!) Si nos abruman las experiencias negativas, las frustraciones del pasado, recordemos que eso no es lo normal. Lo normal es responder positivamente a las demandas de los demás: una madre, un padre, un amigo o una amiga, da cosas buenas.

Dios permanece siempre con nosotros y sigue siendo fiel. Una manera de crecer en la confianza hacia Dios es la práctica que nos pide el Evangelio de Hoy “tratar a los demás como queremos que ellos nos traten”. También podemos ayudar de manera consciente a nuestros hermanos y hermanas a crecer en su fe, siendo capaces de ser respuestas a sus necesidades, a sus búsquedas y a sus llamadas. Seguro que si analizamos nuestra historia encontraremos que ha sido mucho lo que hemos recibido, ha sido mucho lo encontrado y muchas las puertas que se nos han abierto. Demos gracias a Dios por su bondad y pidámosle que nos permita seguir avanzando en nuestra fe.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario