EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

lunes, 7 de enero de 2019

DENLES USTEDES DE COMER


“El Evangelio de Hoy”: Mc 6,34-44

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma. Cuando se hizo tarde se acercaron sus discípulos a decirle: "Estamos en despoblado, y ya es muy tarde. Despídelos, que vayan a los cortijos y aldeas de alrededor y se compren de comer." Él les replicó: "Denles ustedes de comer." Ellos le preguntaron: "¿Vamos a ir a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?" Él les dijo: "¿Cuántos panes tienen? vayan a ver." Cuando lo averiguaron le dijeron: "Cinco, y dos peces."
Él les mandó que hicieran recostarse a la gente sobre la hierba en grupos. Ellos se acomodaron por grupos de ciento y de cincuenta. Y tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran. Y repartió entre todos los dos peces. Comieron todos y se saciaron, y recogieron las sobras: doce cestos de pan y de peces. Los que comieron eran cinco mil hombres. Palabra del Señor.

Reflexión  
                                                                                          
En el evangelio de hoy Jesús forma a sus discípulos para que luego puedan seguirlo de manera correcta en la continuación de su propia misión. Al multiplicar los panes y los peces, Jesús se convierte en el nuevo Moisés que alimenta a su pueblo. Jesús realiza el milagro en favor de una multitud por la que siente compasión. Jesús vincula a los discípulos a los preparativos del banquete. No olvidemos que para Jesús es muy importante que sus discípulos asuman su tarea desde la experiencia vivida con él. Jesús, con su manera de vivir y de actuar a favor de los hambrientos, está revelando que Dios, su Padre y nuestro Padre, es compasivo y misericordioso. Así deberán reaccionar los que creen en Dios, como Jesús.

Jesús no obra milagros sólo para satisfacer las necesidades materiales de la gente, sino también para revelarle su misión y preparar a los discípulos para la nueva misión. “…Comieron todos y se saciaron, y recogieron las sobras: doce cestos de pan y de peces…”  El tema del alimento sobrante está orientado a hacer tomar conciencia de que el alimento ofrecido por Jesús está destinado también a otros muchos invitados. Y, si quedan exactamente doce canastas de sobras, es porque los doce discípulos, servidores, han de convertirse en misioneros, enviados a alimentar a los que no han estado presentes. Dejémonos alimentar por Jesús y su mensaje de amor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario