jueves, 23 de agosto de 2018

EL BANQUETE DEL REYNO


“El Evangelio de Hoy”: Mt 22, 1-14

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los senadores del pueblo, diciendo: "El Reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados encargándoles que les dijeran: "Tengo preparado el banquete, he matado terneros y vacas cebadas y todo está a punto. Vengan a la boda". Los convidados no hicieron caso, uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: "La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Vayan ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encuentren convídenlos a la boda". Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?" El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: "Átenlo de pies y manos y arrójenlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Una vez más el evangelio nos presenta el tema del Reino de Dios. La imagen del Banquete y de la fiesta aparece en la Biblia como expresión de lo que Dios prepara para nosotros en su Reino. Todos seguimos siendo invitados a ser parte de este Reino de Dios. Los considerados indignos de participar en esta gran y definitiva fiesta son quienes ponen por delante de esta invitación, sus riquezas, campos, negocios e intereses de todo tipo, y que además, maltratan a los humildes. Malos y buenos, en este orden, son admitidos al Reino de Dios.

Queda claro que el motivo de su admisión no es el mérito personal sino la absoluta bondad de Dios. Salta a la vista una exigencia para permanecer en el banquete, la de estar revestidos con el traje apropiado, que podemos interpretar como la necesidad de vestirnos con los valores del amor, la justicia, la paz, que reflejen un estilo de vida auténticamente cristiano. Demos gracias a Dios por invitación y pidámosle que nos regale su sabiduría para no despreciar su eterno regalo de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario