EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

martes, 10 de julio de 2018

EL PODER DEL AMOR MISERICORDIOSO


“El Evangelio de Hoy”: Mt 9, 32-38

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, presentaron a Jesús un endemoniado mudo. Echó al demonio, y el mudo habló. La gente decía admirada: "Nunca se ha visto en Israel cosa igual." En cambio, los fariseos decían: "Éste echa los demonios con el poder del jefe de los demonios." Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rueguen, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies."  Palabra del Señor.

Reflexión

En el Evangelio de Hoy, Jesús continúa su misión y afirma que el trabajo es abundante, pero muy pocos quienes se arriesgan a realizarlo. El mudo endemoniado estaba silenciado por los poderes demoníacos de las estructuras injustas que lo excluyeron de sus mínimos derechos. La sanación incomoda a quienes han sostenido la estructura injusta. Ellos necesitan de los endemoniados, de las hemorroísas y de los leprosos para sostener una religión basada en el miedo y la condenación, a través de falsas doctrinas de pureza y pecado. Jesús devuelve el habla y la dignidad al mudo. Lo santifica, y su santidad es objeto de asombro, de habladurías, señalamientos y persecuciones por parte de quienes sienten afectadas sus frágiles seguridades de dogmas y preceptos.

Así, hoy somos nosotros quienes escuchamos a Jesús y debemos pronunciarnos ante las realidades que padecemos. Antes que hablar de pecados y de condenas, hablemos de las posibilidades que Jesús nos ofrece dentro de una vida fraterna y solidaria… anunciemos la buena noticia de que Dios camina con nosotros y nos ofrece salvación. Comencemos a aprovechar el tiempo dedicándolo a servir a los que tenemos cerca.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario