EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

viernes, 27 de julio de 2018

ATENCIÓN A LA PALABRA


“El Evangelio de Hoy”: Mt 13, 18-23

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Ustedes oigan lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe. Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno." Palabra del Señor.

Reflexión

La fuerza de la palabra es capaz de convertir el corazón humano y hacerlo retornar al vínculo de amor con el creador. En primer lugar, Jesús nos recuerda que la fuerza del mal es real en nosotros y puede arrebatar el bien sembrado en nuestros corazones. Las fuerzas del mal abundan, se propagan y seducen a las personas con placeres y gustos vanos. Luego Jesús reconoce que muchas personas reciben con atención la semilla, pero no pasan de ahí, no interiorizan ni se ejercitan en su práctica. Por eso, las dificultades les hacen olvidar sus valores. Es una llamada a ir más allá de la superficie y armarnos de convicciones fuertes que nos permitan resistir las contrariedades.

Jesús nos plantea también que existen personas que atienden a la palabra, pero puede más en ellos, la vanidad, el orgullo, el qué dirán y las modas o tendencias de la sociedad. Es una alerta para que, antes las preocupaciones e intereses coyunturales, no vendamos nuestra dignidad de personas.  Finalmente, Jesús explica que también están los que escuchan, entienden y proyectan la palabra de Dios. Estos son quienes fructifican pues la reciben como una misión a vivir, un compromiso a asumir como servicio a la humanidad. Dios nos guie en la escucha de su palabra y nos regale su sabiduría para encontrar en ella motivos de alegría y esperanza activas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario