EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

lunes, 20 de febrero de 2017

NUESTRA FE

“El Evangelio de Hoy”: Mc 9,14-29

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, cuando Jesús y los tres discípulos bajaron de la montaña, al llegar adonde estaban los demás discípulos, vieron mucha gente alrededor, y a unos escribas discutiendo con ellos. Al ver a Jesús, la gente se sorprendió, y corrió a saludarlo. Él les preguntó: "¿De qué discuten?" Uno le contestó: "Maestro, te he traído a mi hijo; tiene un espíritu que no le deja hablar y, cuando lo agarra, lo tira al suelo, echa espumarajos, rechina los dientes y se queda tieso. He pedido a tus discípulos que lo echen, y no han sido capaces."
Él les contestó: "¡Gente sin fe! ¿Hasta cuándo estaré con ustedes? ¿Hasta cuándo les tendré que soportar? Tráiganmelo." Se lo llevaron. El espíritu, en cuanto vio a Jesús, retorció al niño; cayó por tierra y se revolcaba, echando espumarajos. Jesús preguntó al padre: "¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto?" Contestó él: "Desde pequeño. Y muchas veces hasta lo ha echado al fuego y al agua, para acabar con él. Si algo puedes, ten lástima de nosotros y ayúdanos." Jesús replicó: "¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe." Entonces el padre del muchacho gritó: "Tengo fe, pero dudo; ayúdame." Jesús, al ver que acudía gente, increpó al espíritu inmundo, diciendo: "Espíritu mudo y sordo, yo te lo mando: Vete y no vuelvas a entrar en él." Gritando y sacudiéndolo violentamente, salió. El niño se quedó como un cadáver, de modo que la multitud decía que estaba muerto. Pero Jesús lo levantó, cogiéndolo de la mano, y el niño se puso en pie.
Al entrar en casa, sus discípulos le preguntaron a solas: "¿Por qué no pudimos echarlo nosotros?" Él les respondió: "Esta especie sólo puede salir con oración." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

El Evangelio de Hoy es de singular importancia para nosotros como creyentes y seguidores de Jesús. Hay muchas realidades que necesitan ser transformadas para que puedan responder a los requerimientos del Reino de Dios. Realidades que enmudecen, que no permiten oír y que mantienen a los pueblos y a las personas postradas. No siempre tenemos respuestas a estas realidades, creemos que deben ser superadas y tenemos fe que será así, pero no sabemos qué hacer y cuando intentamos nos quedamos cortos, no sabemos actuar para resolver nuestras incapacidades y problemas.

De todas maneras, somos gente de fe, Jesús es parte de nuestra vida y con él sabemos que siempre es posible.  Jesús responderá "¿Si puedo? Todo es posible al que tiene fe." Y nos invita a reaccionar como el papá del muchacho enfermo: "Tengo fe, pero dudo; ayúdame."  Un creyente debe permanecer fiel a pesar de los límites y las dudas. La fe y la oración son inseparables en la vida misionera. Ambas son una fuerza espiritual capaz de sanar los males de nuestro tiempo. No tengan miedo, sepan que yo estaré con ustedes siempre hasta el final (Mateo 28,20) Ahí estará Jesús siempre acudamos a él en oración y confianza, lo que nosotros no podemos lo puede él. Oremos y trabajemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario