EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

viernes, 6 de enero de 2017

LA MANIFESTACIÓN DEL SEÑOR

“El Evangelio de Hoy”: Mt 2, 1-12

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: "¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo". Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: "En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: "Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel"".
Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: "Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño, y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo". Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

La fiesta de la Epifanía del Señor nos invita a vivir la fe como un proceso de búsqueda que nos conduzca a encontrarnos con Jesús de manera sincera, a reconocerlo como el Salvador y adorarlo como el Emmanuel. Un llamado a vivir la fe como un camino sin regreso hacia atrás que avance de la mano de Jesús en un proceso sano y decidido a la búsqueda de la salvación. Los Magos son sabios, son gente importante que viene de lejos haciendo un esfuerzo por avanzar en su búsqueda y que no le importa tener que aprender de otros, otras culturas, otra religión y otro pueblo,  cuando hace falta. Son capaces de descubrir al Mecías prometido en un niño recién nacido desprovisto de todo poder.

Hoy Jesús continúa manifestándose en los pobres, en los sencillos, en los humildes, en los que no cuentan para nada a los ojos de la sociedad de consumo en la que vivimos. Damos gracias a Dios por manifestarse a nosotros como un Dios cercano y amigo que camina con nosotros en nuestro peregrinar hacia su Reino. Tenemos la oportunidad de reflexionar sobre nuestra fe y nuestras búsquedas. Jesús nos invita a estar en camino, a no instalarnos en ningún lugar, en ningún momento, en ningún estado. Hay que seguir avanzando por caminos de mejorías. ¿Si los Magos de oriente se tomaron la molestia de desplazarse y de buscar e investigar, por qué nosotros no lo podemos hacer? Encontremos nuevos caminos de encuentro con Dios y con nuestros hermanos y hermanas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario