EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

sábado, 14 de enero de 2017

MATEO SIGUE A JESÚS

 “El Evangelio de Hoy”: Mc 2, 13-17

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del lago; la gente acudía a él y les enseñaba. Al pasar vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". Se levantó y lo siguió. Estando Jesús a la mesa en su casa, de entre los muchos que lo seguían, un grupo de recaudadores y otra gente de mala fama se sentaron con Jesús y sus discípulos. Algunos letrados fariseos, al ver que comía con recaudadores y otra gente de mala fama, les dijeron a los discípulos: "¡De modo que come con recaudadores y pecadores!"
Jesús lo oyó y les dijo: "No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar justos, sino pecadores". Palabra del Señor.

REFLEXÓN

Con este relato de la vocación de Leví o Mateo reflexionamos sobre la misión de Jesús y su llamada para asociarnos a su tarea salvadora. Nos damos cuenta inmediatamente de que esta llamada se realiza en total sintonía con el hilo conductor del comportamiento de Jesús. No exige que los invitados para compartir su misión sean santos sino que estén dispuestos a seguirle. No le interroga sobre su pasado, no le pone exigencias colaterales. Nos invita a compartir su vida y su misión. A partir de nuestra respuesta la vida será otra sin perder la naturalidad ni  la condición humana. ¿Por qué se fijó Jesús en Mateo? ¿Por qué se fijaría en ti o en mí? Jesús lo que mira es nuestra necesidad de salvación. Quiere sanarnos y liberarnos de lo que no nos permite vivir como hijos de Dios y hermanos entre nosotros. Tan simple como que no necesitan médicos los sanos… ¿Por qué nos complicamos tanto a la hora de vivir nuestra fe?

No olvidemos que somos Iglesia, somos hermanos y hermanas, pero somos diferentes y guardamos nuestros intereses inmediatos, eso nos limita mucho. Tendríamos que organizar una respuesta radical como la de Leví en el evangelio de hoy: “Se levantó y lo siguió”. Esto no es fácil. Conocemos cómo marcha nuestra sociedad, no podemos tapar el sol con un dedo, pero somos libres y podemos tomar las decisiones que consideramos convenientes, no solo para este momento, sino, para la eternidad, desde ya.  Oremos los unos por los otros. Buen fin de semana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario