jueves, 1 de diciembre de 2016

PERO NO SE HUNDIÓ

“El Evangelio de Hoy”: Mt 7,21.24-27

Lectura del santo evangelio según san Mateo: 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 
El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. 
El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Jesús se esfuerza por hacer comprender a sus discípulos cuál es la voluntad de Dios viviendo cerca de los  necesitados y olvidados del mundo y aportándoles mejorías significativas y atención puntual. La vida cristiana expresa la voluntad de Dios si seguimos realmente las enseñanzas y la práctica del mismo Jesús. Por eso, no podemos distraernos viviendo una religiosidad desencarnada y alejada de la realidad, sino, comprometida con la transformación de todo aquello que niega la vida.

El contenido del proyecto de Dios, según Jesús, es la solidaridad, la justicia, el amor, la tolerancia, la vida en comunidad, que son la roca firme de la construcción del Reino y que se oponen al egoísmo, al odio, a la uniformidad, a la opresión, al individualismo, que son la arena, sobre las que no es posible construir absolutamente nada seguro y duradero. Somos retados a escoger: o nos dejamos llenar los ojos y el corazón por propuestas consumistas, llamativas pero pasajeras, u optamos por el proyecto de Jesús, dotado de eternidad, sirviendo a nuestros hermanos y hermanas, en el aquí y ahora de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario