EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

jueves, 24 de noviembre de 2016

SE ACERCA SU LIBERACIÓN

“El Evangelio de Hoy”: Lc 21,20-28

Lectura del santo evangelio según san Lucas: 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuando vean a Jerusalén sitiada por ejércitos, sepan que está cerca su destrucción. Entonces, los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito. ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo. Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora.
Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levántense, alcen la cabeza: se acerca su liberación." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Los textos de estos días siguen invitándonos a confiar y esperar en el Señor aún en los momentos más difíciles de nuestra vida. El contenido de este tipo de mensaje envuelto en predicciones de destrucción y de muerte, es el anuncio de nuestra salvación. Se acerca el tiempo de la realización total de la promesa de Dios. Es importante, entonces, denunciar todo aquello que oprime y quita calidad a la dignidad de la persona. Las esclavitudes que vivimos terminarán.

“Cuando empiece a suceder esto, levántense, alcen la cabeza: se acerca su liberación." Palabra del Señor”. De modo que nuestra misión histórica tiene que ser trabajar, con la confianza puesta en el Señor, a favor de la transformación de nuestra realidad en la realidad que Jesús anuncia. Afirmar la verdad, la honestidad, la fraternidad, el servicio a la comunidad de forma generosa y activa, crear estructuras de justicia y de participación en los medios en que nos desenvolvemos. Brindemos señales de que al mal le llega su fin y de que confiamos y esperamos activamente la realización del Reino definitivo de Dios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario