EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

martes, 15 de noviembre de 2016

BAJA EN SEGUIDA

“El Evangelio de Hoy”: Lc 19,1-10

Lectura del santo evangelio según san Lucas: 

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió en una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: "Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa."
Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: "Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador." Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor: "Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más." Jesús le contestó: "Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido."  Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Una conversión como la de Zaqueo no se ve todos los días pero nos habla bien de las posibilidades y del poder de la acogida y de la manifestación de atención hacia una persona. Jesús no se hace buscar, no se esconde de quien le busca. Él se acerca, se auto invita y facilita el encuentro. “El Evangelio de Hoy” nos propone a Zaqueo como modelo de conversión. He escuchado a un número considerable de personas criticando a quienes “después de hacer y deshacer se meten en la Iglesia y privan en santos”. Ojalá todos los que según nosotros y según su realidad misma llevan una vida de pecado y de malos tratos contra los demás terminaran abandonando esa vida y aprendiendo a compartir, como Zaqueo.

Lo que importa no es el pasado, es muy importante escuchar a Jesús hoy y hacerle caso a sus invitaciones. Es así que llega la salvación a nuestras vidas. ¿Qué cambios necesito hacer yo a partir de hoy para sentirme más cerca de Jesús y de su manera de vivir la misericordia? ¿Cómo reparo yo los daños hechos a otras personas con mi manera de vivir y reaccionar? Miremos a Zaqueo y aprendamos a vivir procesos de conversión y transformación efectivos y concretos que nos liberen del pasado y nos lancen hacia la eternidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario