sábado, 8 de octubre de 2016

PADRE NUESTRO

 “El Evangelio de Hoy”: Lc 11, 1-4

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos".
El les dijo: "Cuando oréis, decid: "Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN


El evangelio de Hoy nos recuerda la dimensión orante de la vida cristiana, actitud de confianza en el Dios Padre bondadoso siempre atento a nuestras súplicas. Al notar que Jesús ora en todo tiempo y de una manera constante y confiada, sus discípulos le piden que le enseñe ese modo de orar. Jesús le enseña el Padre Nuestro. San Lucas lo transmite en una fórmula más breve en comparación con San Mateo. Una invocación inicial: Padre, más cinco peticiones fundamentales. Lo que hay que pedir en la oración es que venga el Reino de Dios y se haga realidad para nosotros con todas sus consecuencias: el pan cotidiano, el perdón, y la victoria en la tentación. El Padre Nuestro es norma y guía de toda la oración cristiana. Cuando lo que pedimos no entra dentro de esas peticiones es que no estamos orando al Padre, ni lo hacemos como Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario