lunes, 19 de septiembre de 2016

ABIERTOS Y TRANSPARENTES

“El Evangelio de Hoy”: Lc 8, 16-18

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "Nadie enciende un candil y lo tapa con una vasija o lo mete debajo de la cama; lo pone en el candelero para que los que entran tengan luz. Nada hay oculto que no llegue a descubrirse, nada secreto que no llegue a saberse o a hacerse público. A ver si me escuchan bien: al que tiene se le dará, al que no tiene se le quitará hasta lo que cree tener." Palabra del Señor.
                         
Reflexión

El Evangelio de Hoy nos enseña la necesidad de ser sinceros, transparentes y decididos. Para disfrutar de las riquezas del Reino de Dios es necesario vivir conscientemente la propuesta de Jesús. La novedad del anuncio del Reino es como la luz de una lámpara que debe anunciarse públicamente y no esconderse debajo de la cama. Es algo puesto al servicio de los demás. Lo que se oculta no rinde beneficios. La mentira oprime, quita libertad y paraliza todo proceso de vida. Jesús lanza un llamado a la sinceridad y a la claridad. El Reino puede empezar en lo pequeño y ser invisible, pero algún día eso que es pequeño e invisible será visible, se divulgará y llegará a saberse.

El Señor ha puesto en nosotros talentos, riquezas y capacidades múltiples que debemos poner a funcionar en la construcción del Reino de Dios. Nuestra misión consiste en mostrar con nuestras vidas los signos del Reino, la fraternidad y la justicia que producen paz y alegría. Somos llamados urgentemente a involucrarnos en la construcción de este Reino pues de lo contrario no podremos disfrutar de sus eternos beneficios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario