EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

jueves, 14 de abril de 2016

"SERÁN TODOS DISCÍPULOS DE DIOS"

“El Evangelio de Hoy”: Jn 6,44-51

Lectura del santo evangelio según san Juan:

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: "Serán todos discípulos de Dios." Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre. Se lo aseguro: el que cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo." Palabra del Señor.

Reflexión

En el Evangelio de Hoy Jesús continúa profundizando en su discurso-discusión con los líderes judíos. Ya han compartido el pan y saciado el hambre, Jesús se ha revelado como el pan de vida, una vida exigente que exige fe y seguimiento. Ante la murmuración de algunos que no dan fe a las palabras de un campesino de Nazaret que se presenta como bajado del cielo, no siendo más que un simple ser humano, el evangelista san Juan insiste en que El verbo se ha hecho carne, el enviado de Dios es un hombre de la historia. Es Dios mismo quien atrae hacia Jesús a los que creen en él. Es gracia de Dios que comunica la vida definitiva, la resurrección. Pero Jesús insiste en que hay que aceptar la llamada de Dios, dejarse atraer por su palabra en este proceso, libre, de fe. Él nos enseña lo aprendido de Dios a quien llama el Padre. El sentido de la Eucaristía es el de aceptar a Jesús como el nuevo Pan de Vida y seguir sus enseñanzas, haciéndose discípulo suyo y viviendo el mandamiento del amor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario