viernes, 8 de abril de 2016

DAR DE LO POCO

“El Evangelio de Hoy”: Jn 6,1-15

Lectura del santo evangelio según san Juan:

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea. Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: "¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?" Lo decía para tantearlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. Felipe le contestó: "Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo."
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: "Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?" Jesús dijo: "Digan a la gente que se siente en el suelo." Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado.
Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: "Recojan los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie." Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: "Este sí que es el Profeta que tenía que venir al mundo." Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo. Palabra del Señor.


Reflexión

Jesús sana a los enfermos, anima a los deprimidos, saluda a los otros como lo que son, personas, les acoge con ternura y amor. Es el hambre lo que les produce las enfermedades. Ellos buscan milagros, salud, y Jesús busca pan para que coman. Andrés encuentra la solución. Hay una posibilidad, compartiendo lo poco que se tiene. Un joven rompe el hielo disponiendo de sus panes y sus peces y eso hace posible el milagro del compartir, de la fraternidad. Casi siempre esperamos soluciones desde fuera de nuestra realidad, pero las soluciones pasan por nosotros,  nuestros aportes son importantes, aunque parezcan insignificantes (cinco panes y dos peces). Algunos estudiosos de las Sagradas Escrituras piensan que el gesto del muchacho le inspiró confianza a los demás y todos comenzaron a poner a disposición de los otros sus reservas. Jesús hizo el resto: dar gracias a Dios.

Hoy, dos mil años más tarde sigue habiendo millones de personas que pasan hambre y sed, seguimos sintiendo nuestra imposibilidad de solucionar el problema del hambre. Y el Evangelio de Hoy sigue invitando a confiar y a compartir lo que somos y lo que tenemos, y a tener conciencia de que si lo que se gasta hoy en armas y en guerras y sus materiales, se invirtiera en políticas sociales sostenibles  y planificadas, se pudiera responder a todas las necesidades humanas. ¿Qué estamos haciendo a favor de la unidad y de la solidaridad?   Buen fin de semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario