sábado, 19 de marzo de 2016

SAN JOSE, ESPOSO DE LA VIRGEN

“El Evangelio de Hoy”: Mt 1,16.18-21.24ª

Lectura del Santo Evangelio según san Mateo

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: "José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados." Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN


Celebramos de la fiesta de San José. Es muy poco lo que se sabe acerca de él. La Biblia lo menciona en relación con la vocación de María. De su boca no sale una palabra. Lo que nos dice la tradición es que era de Belén, tierra del Rey David, vivía y trabajaba en Nazaret. Era artesano o carpintero; se ocupaba de oficios varios. Estaba comprometido con María pero, según la costumbre, todavía no vivían juntos. José aceptó la misión de ser el padre adoptivo de Jesús. Pero también en él se cumplen todas las promesas anunciadas desde antiguo. José se presenta también como un hombre justo y creyente. Justo porque busca en todo realizar la voluntad de Dios y colaborar con el plan de salvación. Y creyente porque pone su confianza en Dios para que por medio de él las promesas se hagan realidad. En José encontramos un modelo de seguimiento. La fidelidad, rectitud, solidaridad y la apertura al plan de Dios deben ser valores fundamentales para los creyentes. Aspiremos, soñemos y realicemos el plan de Dios en nuestras vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario