viernes, 26 de febrero de 2016

NUESTRO EGOÍSMO VERSUS LA BONDAD DE DIOS

“El Evangelio de Hoy”: Mt 21,33-43.45-46

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: "Escuchen otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero: vengan, lo matamos y nos quedamos con su herencia." Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron. Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?"
Le contestaron: "Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos." Y Jesús les dice: "¿No han leído nunca en la Escritura: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente"? Por eso les digo que se les quitará a ustedes el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos." Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír sus parábolas, comprendieron que hablaba de ellos. Y, aunque buscaban echarle mano, temieron a la gente, que lo tenía por profeta. Palabra del Señor.

Reflexión

Hoy leemos un texto evangélico que anuncia, de otra manera la pasión, muerte y Resurrección de Jesús. La piedra desechada es Jesús Crucificado, se convierte en la piedra angular, la base y centro de todo con la Resurrección. Así queda clara la contraposición entre nuestro egoísmo que nos lleva a la perversidad por la avaricia y el acaparamiento, y la bondad de Dios, marcada por su amor generoso e ilimitado. “El Evangelio de Hoy” nos presenta cómo se entrelaza nuestra infidelidad con la fidelidad de Dios.

¿Cuáles son las formas de rechazo que estamos viviendo hoy? ¿En qué se manifiesta hoy el amor de Dios, su fidelidad y su obra de salvación? ¿Realmente tenemos a Jesús como lo principal en nuestras vidas? Que esta Cuaresma nos ayude a crecer en nuestra determinación de creer en Jesús y de organizarnos responder a su llamado en nosotros. Ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario