EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

jueves, 18 de febrero de 2016

LA ORACIÓN CRISTIANA ESTA CENTRADA EN LA VIDA

“El Evangelio de Hoy”: Mt 7, 7-12

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de ustedes le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden! En resumen: Traten a los demás como quieren que ellos les traten; en esto consiste la Ley y los profetas." Palabra del Señor.

Reflexión

El Evangelio de Hoy nos plantea otro de los temas privilegiados de la Cuaresma: la oración. …Cuando oren no sean como los que se exhiben en público para aparentar…  La vida de oración es fundamental en la manera de ser y de actuar de los cristianos. Pero qué mal hemos entendido la oración al interior de la Iglesia. Hemos hecho de la oración o un mero acto intimista de pasividad, de calmar la conciencia o un acto egoísta de conseguir el favor pretendido. Se nos olvidó que la oración cristiana está centrada en la vida, anclada en la ética y comprometida con por la humanización plena y total. No podemos reducir la oración a una reacción espontánea surgida del miedo.

Es mucho más que un momento antes de irme a dormir por las noches. La oración cristiana es esencialmente transcendente en cuanto acto comprometido que nos lanza tras la conquista de lo orado. La oración es un diálogo íntimo con Dios, pero no es intimista, no puede quedarse en lo privado, siempre alcanzará a la comunidad. La oración ha de manifestar en el creyente una vivencia de la presencia de Dios. Orar significa configurar la vida, mi vida, con Dios. Por tanto, la vida del creyente ha de ser testimonio del Dios en el que se cree, en el que se ora. La oración mejora  progresivamente las personas, les convierte en buenas, justas, amables, cariñosas, misericordiosas, tiernas, comprensibles, hacedoras de paz, respetuosas de la diferencia, incluyentes. Oremos confiando en el Dios que nos ama y nos salva. Dejemos que Jesús sea, una vez más, nuestra inspiración y guía. Espíritu Santo, ilumínanos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario