viernes, 11 de septiembre de 2015

¿ACASO PUEDE UN CIEGO GUIAR A OTRO CIEGO?

 “El Evangelio de Hoy”: Lc 6, 39-42

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquel tiempo ponía Jesús a sus discípulos esta comparación: "¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? Un discípulo no es más que su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Hermano, déjame que te saque la mota del ojo", sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano". Palabra del Señor.

REFLEXIÓN


En el evangelio de hoy, se narra la enseñanza de Jesús a sus discípulos. No pueden vivir ciegamente pues sino no podrán guiar a los demás en la fe. Jesús se ocupa de formar sus discípulos para que puedan vivir su misión evangelizadora. A lo que Jesús nos llama es a mirarnos bien al espejo de nuestra realidad para poder ser capaces de superar nuestras propias limitaciones, y luego, con mucha humildad, y delicada fraternidad, tratar de ayudar a los demás a tomar conciencia de los elementos que deben superar en el ejercicio de su vida, como seguidores de Jesús. Quien quiere convertirse en un verdadero seguidor de Jesús y ser como él, deberá aprender a corregirse a sí mismo en vez de pretender corregir a los demás. De lo contrario, será como el ciego que pretende guiar a otro ciego. La verdadera compasión y corrección fraterna parte de la humildad y no de la superioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario