EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

jueves, 7 de agosto de 2014

"¿Y USTEDES, QUIÉN DICEN QUE SOY YO?"

 “El Evangelio de Hoy: Mt 16, 13-23

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo y preguntaba a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? Ellos contestaron: Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas. El les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Simón Pedro tomó la palabra y dijo: "Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo". Jesús le respondió: "¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del Reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo". Y les mandó a los discípulos que no dijeran a nadie que él era el Mesías.
Desde entonces empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los senadores, sumos sacerdotes y letrados, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: "¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte". Jesús se volvió y dijo a Pedro: "Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Este texto del Evangelio de San Mateo nos trae una importante confesión de fe de los discípulos por boca de Pedro. El evangelista nos sitúa en tierra pagana, en Cesarea de Filipo para indicarnos que la misión de Jesús no tiene fronteras ni límites. Jesús ha venido a anunciar el amor de Dios por todos y todas y de manera especial por los más pobres y necesitados.

¿Quién es Jesús? La generalidad de la gente lo tenía por profeta ya que Jesús no hace diferencia entre el amor a Dios y la práctica de la justicia. Pedro confiesa, en nombre de los discípulos cercanos a Jesús: “tú eres el Cristo el Hijo de Dios vivo”. Esta respuesta-profesión de fe no es puramente formal o aprendida. Exige un comportamiento y una decisión de seguir a Jesús encarnando sus enseñanzas, viviendo su amor por los marginados e insignificantes de la historia y en su servicio a los más necesitados.
                           

Parece que Pedro había entendido el mesianismo de Jesús en la línea del poder de dominación sobre los demás. Pero Jesús se ocupa de recordarle a él y a nosotros que creer en él como el Hijo de Dios implica estar dispuestos a servir generosamente a los otros como un camino de salvación. Jesús entiende su tarea y la de sus seguidores, como un servicio y no como un modo de imponerse a los otros. ¿Cuál es nuestra respuesta práctica a la pregunta directa de Jesús?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario