jueves, 3 de abril de 2014

VIVIR LA FE Y TENER VIDA

“El Evangelio de Hoy”: Juan 5,31-47

Lectura del santo evangelio según san Juan:

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: "Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es válido. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es válido el testimonio que da de mí. Ustedes enviaron mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que ustedes se salven. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y ustedes quisieron gozar un instante de su luz. Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido realizar; esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado. Y el Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí. Nunca han escuchado su voz, ni visto su semblante, y su palabra no habita en ustedes, porque al que él envió no le creen.
Estudian las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no quieren venir a mí para tener vida! No recibo gloria de los hombres; además, los conozco y sé que el amor de Dios no está en ustedes. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibieron; si otro viene en nombre propio, a ése sí lo recibirán. ¿Cómo pueden creer ustedes, que aceptan gloria unos de otros y no buscan la gloria que viene del único Dios? No piensen que yo los voy a acusar ante el Padre, hay uno que los acusa: Moisés, en quien tienen su esperanza. Si creyeran a Moisés, me creerían a mí, porque de mí escribió él. Pero, si no dan fe a sus escritos, ¿cómo darán fe a mis palabras?" Palabra del Señor.

Reflexión

La vida, el mensaje y la obra de Jesús dan testimonio de la presencia de Dios en el mundo cumpliendo su promesa de venir a salvar a su pueblo. La autenticidad del ministerio de Jesús no se funda en sí mismo sino en el aval del Padre, que da testimonio a favor suyo “en las obras que le ha concedido realizar”. Jesús se revela a través de todo lo que hace a favor de los más necesitados, que manifiestan la justicia del Reino. Dios hace justicia en Jesús, sanando a los enfermos, liberando a los oprimidos por situaciones hirientes y sufrientes, anunciando un futuro mejor posibilitado por él. Jesús respira una profunda confianza en Dios su padre, se siente seguro de su apoyo; su confianza no está en ningún testimonio o reconocimiento humano. Hoy nos toca a nosotros discernir cómo está Jesús actuando a nuestro favor y reconocerlo como nuestro salvador y nuestro guía en la búsqueda de realización y salvación. Creamos en Jesús y vivamos a su estilo nuestra relación con los otros, así estaremos dando testimonio de fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario