sábado, 8 de marzo de 2014

JESUS HA VENIDO A SALVAR

 “El Evangelio de Hoy”: Lc 5,27-32

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquel tiempo, Jesús vio a un publicano llamado Leví, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme." Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió. Leví ofreció en su honor un gran banquete en su casa, y estaban a la mesa con ellos un gran número de publicanos y otros. Los fariseos y los escribas dijeron a sus discípulos, criticándolo: "¿Cómo es que comen y beben con publicanos y pecadores?" Jesús les replicó: "No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a que se conviertan." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

No es solo de este tiempo la intolerancia y el mundo de los prejuicios contra los demás, ya en el tiempo de Jesús había muchos que reaccionaban de esta manera al tratar a personas diferentes a ellos. Fácilmente nos  convertimos en jueces inmisericordes sobre todo frente conductas opuestas las nuestras. Pero Jesús nos recuerda que ha venido a llamar a los pecadores, a los necesitados de conversión. No somos nosotros quienes decidimos quién se salva, es Dios y según Jesús, Dios tiene un corazón compasivo y misericordioso. Pensamos que a base de cumplir con algunas prácticas religiosa ya tenemos derecho hasta a controlar a Dios.
La manera de vivir su fe y de testimoniarla frente a sus discípulos nos revela el corazón bondadoso de Dios. Es a partir del reconocimiento de que Dios nos ama y nos salva que podemos dar pasos  firmes de conversión y de seguimiento de Jesús. El cambio de vida se convierte en una bendición para los hermanos y hermanas que ya no se sentirán juzgados ni condenados sino que juntos iremos avanzando en confianza frente a Dios y asumiendo la fraternidad y la justicia como modelo de construcción del Reino de Dios. Que en este día internacional de la mujer sintamos un llamado especial a dar pasos concretos hacia la igualdad de género y nos comprometamos a luchar contra todo tipo de discriminación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario