miércoles, 11 de diciembre de 2013

VENGAN A MÍ Y YO LOS ALIVIARÉ


“El Evangelio de Hoy”: Mateo 11,28-30
Lectura del santo evangelio según san Mateo:
En aquel tiempo, exclamó Jesús: "Vengan a mi todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán su descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera." Palabra del Señor.
 
REFLEXIÓN
 
En muchas ocasiones he escuchado a personas decir, con pesar, estoy cansado, estoy cansada; ya no doy más, me tienes hasta las coronillas; no aguanto más, quisiera “degaritarme”, desaparecer. El peso de la realidad particular, el sufrimiento y la desesperanza colman la vida y la hacen poco llevadera. Es en estos momentos que debemos escuchar a Jesús decirnos vengan a mí y yo les aliviaré. Fijémonos que ni siquiera dice yo les libraré de eso, pero al menos nos aliviará para tomar un respiro y seguir adelante con nuestra lucha por la vida digna, por alcanzar nuestras metas y objetivos. La alegría de Dios y de su Mesías está precisamente en ayudar a los que están extraviados, en peligro, “cansados” o “agobiados”.
 
Pero no podemos encargar a nadie, ni siquiera a Dios de vivir nuestra historia. Somos llamados a asumir con responsabilidad nuestra vida. Pero podemos estar seguros de que Jesús nos  acompaña para ayudarnos a atravesar los espacios y tiempos más difíciles y hacernos trascender la historia. Aprovechemos este Adviento para crecer en la fe y la confianza en Dios, asumiendo con esperanza nuestra vida diaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario