viernes, 31 de marzo de 2017

CONOCER A JESÚS

“El Evangelio de Hoy: Jn 7,1-2.10.25-30

Lectura del santo evangelio según san Juan:

En aquel tiempo, recorría Jesús la Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las tiendas. Después que sus parientes se marcharon a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas.
Entonces algunos que eran de Jerusalén dijeron: "¿No es éste el que intentan matar? Pues miren cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que éste es el Mesías? Pero éste sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de dónde viene." Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó: "A mí me conocen, y conocen de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino enviado por el que es veraz; a ése ustedes no lo conocen; yo lo conozco, porque procedo de él, y él me ha enviado." Entonces intentaban agarrarlo; pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Le sucedió a Jesús lo que a muchos nos pasa hoy. Pretendemos conocer las personas, pero casi siempre sólo disponemos de algunas informaciones superficiales. No es nada fácil conocer a una persona, para eso hay que entrar en un proceso cercano de encuentro y convivencia. No es lo mismo que conocer una máquina, su composición y funcionamiento. Jesús sufrió el acecho constante de sus detractores. Los prejuicios respecto de sus orígenes y las falsas expectativas respecto al Mesías, no les permitían reconocerlo como El Salvador. A Jesús no se le puede conocer desde fuera. Hay que dejarse acompañar por él para vivir un encuentro personal que nos haga conocernos a nosotros mismos y abrirnos al misterio del Dios encarnado.

Vivimos demasiado inmersos en nuestra cotidianidad, nuestro universo y nuestras preocupaciones primarias no siempre están en comunión vital con el Evangelio y el Reino que Jesús anuncia e inaugura. Así que sigamos avanzando en el conocimiento de Jesús, para ello dejémonos ayudar por El Espíritu Santo hasta que nos haga conocer a Dios como Padre bueno y vivamos una experiencia profunda del amor que Dios nos tiene. Buen viernes de astinenciacuaresmal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario