jueves, 27 de abril de 2017

TENER VIDA EN ÉL

“El Evangelio de Hoy”: Jn 3, 31-36

Lectura del santo evangelio según san Juan:

El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. De lo que ha visto y ha oído da testimonio, y nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica la veracidad de Dios. El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida. El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. El que cree en el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él. Palabra del Señor.

Reflexión

El Evangelio de Hoy nos recuerda que Dios se ha encarnado en la historia humana en la persona de Jesús, para asumir esta historia y salvarla. La vida de Jesús, sus actitudes en los diferentes momentos enfrentados por él, sus respuestas a los problemas que se les presentaron, su visión del mundo presente y futuro, toda su vida es para nosotros una enseñanza vital. Por eso Jesús es la nueva alianza de Dios con la humanidad. Siguiéndolo a él tendremos vida aunque tengamos que pasar por la muerte.

Tanto ha amado Dios al Mundo que le ha entregado a su propio hijo para que el mundo entero se salve por él. Por eso es que el evangelista San Juan insiste tanto en Jesús como testimonio de la verdad que aporta la vida. Aceptar a Jesús, su testimonio y enseñanza es comprometerse a seguirle, asumiendo su propia misión de amor y misericordia. Busquemos la manera práctica y concreta de asumir este testimonio misionero y dejémonos guiar por el Espíritu Santo en la tarea de vivir nuestra fe.

miércoles, 26 de abril de 2017

PARA QUE EL MUNDO SE SALVE

“El Evangelio de Hoy”: Jn 3,16-21

Lectura del santo evangelio según san Juan:

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios. Palabra del Señor.

Reflexión

“No hay mayor amor que dar la vida por sus amigos”, había afirmado un día Jesús a sus discípulos. En el Evangelio de Hoy nos lo recuerda y nos dice que esa ha sido la muestra del amor de Dios por nosotros, la entrega de su propio hijo como muestra de amor. Ahora podemos optar por la vida aún en medio de la amenaza de muerte. Esta manera de Jesús enseñar contradice la manera judía en el sentido de que destaca la misericordia y la compasión de Dios, mientras que hasta entonces se enseñaba el cumplimiento de la ley como camino de salvación.

Se sigue afirmando la libertad humana para optar por lo que quiere. Dios ofrece luz, vida, alegría; nosotros podemos rechazarlo prefiriendo la oscuridad y la muerte.  Jesús nos muestra el camino de vida definitiva, Dios vence a la muerte y por medio de su Hijo nos invita a que alcancemos la plenitud de esta vida en comunidad. El camino es el amor, el don de sí y la confianza 

sábado, 22 de abril de 2017

LES ECHÓ EN CARA SU INCREDULIDAD

“El Evangelio de Hoy”: Mc 16, 9-15

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando. Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron. Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando a una finca. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron. Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo: "Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio a toda la creación." Palabra del Señor.

Reflexión

El Evangelio de Hoy, tomado de San Marcos, comienza resumiéndonos las primeras apariciones de Jesús resucitado a los miembros de su grupo y el cómo lo hace. Marcos señala  la incredulidad de la comunidad frente a los testigos que cuentan sus experiencias de que Jesús se le manifiesta vivo. No le creen a María Magdalena ni a los discípulos que iban hacia Emaús. Cuando se aparece a los once, les  dice: “Felices los que crean sin haber visto” (Jn 20,29).

El Evangelio de San Marcos subraya la resistencia de los discípulos creer. Seguramente para insistir en que la fe en Jesús pasa por la fe en las personas que dan testimonio de él, y porque no hay que desanimarse cuando la falta de fe. El testimonio de otros puede animarnos y contagiarnos. Las dudas se irán despejando en el proceso de búsqueda sincera de encuentro con Jesús. Hasta los once tuvieron dudas.  Jesús nos invita a creer, a ser testigos de su proyecto. Finalmente nos envía a anunciar la Buena Nueva en calidad de discípulos misioneros.