sábado, 20 de enero de 2018

DECÍAN QUE NO ESTABA EN SUS CABALES

"El Evangelio de hoy"  Mc 3,20-21

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales. Palabra del Señor

Reflexión

Que bien le hubiera ido a Jesús, con los resultados de la "primavera de Galilea", si fuera el joven judío más, piadoso, atractivo para las masas, estandarte del poder político religioso que tenía bien organizado el orden, las normas, el culto, todo el entramado del Dios todopoderoso que premia al bueno y castiga al malo. Pero Jesús es humano, muy profeta, muy Hijo de Dios. Y, como luego anunciara Pablo, "los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría" mientras se proclama la "locura" de la Cruz.

Habría que saber todo lo que se dice de Jesús. Especialmente cuando estamos tan preocupados por lo que se dice de nosotros y pretendemos ser razonables, políticamente correctos, saludados y respetados incluso por quienes no saludan ni respetan a los "insignificantes". Los gestos de Jesús, su manera de comportarse ante las "autoridades" y ante los sencillos y desamparados, son una locura en un mundo que establece los grados de razonabilidad y comportamiento. La fe cristiana tiene que aceptar con gozo el rechazo y la persecución, hasta de los suyos, cuando se trata de ir más allá, de superar los límites del buen decir y el buen hacer. 

viernes, 19 de enero de 2018

Jesús Nos llama a seguirle

“El Evangelio de Hoy”: Mc 3, 13-19

Lectura del santo evangelio según san Marcos

En aquel tiempo, Jesús subió a la montaña, llamó a los que quiso, y se fueron con él. A doce los hizo sus compañeros, para enviarlos a predicar, con poder para expulsar demonios: Simón, a quien dio el sobrenombre de Pedro; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, a quienes dio el sobrenombre de Boanerges -Los Truenos-; Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Cananeo y Judas Iscariote, que lo entregó. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN


El Evangelio de Hoy nos presenta a Jesús llamando a los que él quiere para que lo acompañen en su misión de revelar al mundo el corazón humano y amoroso de Dios. Jesús no le imparte ningún curso, por el momento. Acompañándolo irán aprendiendo y eso es lo importante, aprender para luego tomar el relevo y continuar su misión. La vida cristiana es una vocación, es un llamado de Dios. Dios es el que hace la propuesta. Somos invitados a dar una respuesta desde nuestra fe y nuestra esperanza. ¿Hemos organizado nuestra vida como respuesta a un llamado especial de Dios? Dios siempre está llamándonos. Hoy necesitamos oír a Dios invitándonos a seguirlo en su misión de salvación. Pensemos ¿A qué nos está Dios llamando? ¿Qué hace falta ser y hacer para que la humanidad sea más justa, más creyente, más hermana y respetuosa de la vida?

jueves, 18 de enero de 2018

TU ERES EL HIJO DE DIOS

“El Evangelio de Hoy”: Mc 3, 7-12

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo. Cuando lo veían, hasta los espíritus inmundos se postraban ante él, gritando: "Tú eres el Hijo de Dios." Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer. Palabra del Señor.

Reflexión

Jesús está rodeado de una muchedumbre venida de una variedad de naciones y pueblos, de cerca y de lejos. No vienen para escuchar el discurso liberador de la Buena Noticia de Jesús sino buscando sanación. Son tantos y tantas los que le siguen que Jesús teme por su integridad y se aparta un poco en una lancha para hablarles desde el lago. Aunque lo parezca, no podemos decir que Jesús sienta que finalmente está logrando su objetivo de despertar la fe de estas personas. Este resumen nos está anunciando un cambio de estrategia de Jesús quien en lo adelante, sabiendo la trama de los fariseos y los herodianos para hacerlo morir, se dedicará a la formación de sus discípulos y discípulas y a la enseñanza de la muchedumbre sobre el sentido de su misión.

La acusación que pesa sobre Jesús es basada en su pretendido señorío sobre el sábado, su poder para perdonar pecados y su blasfemias, resaltadas por los malos espíritus que gritan tú eres el Hijo de Dios. Consciente de la composición de la muchedumbre y  del odio que le tienen los jefes religiosos se dedicará, en lo adelante, a estructurar el grupo de sus discípulos y a instruirlos en lo que deberá constituir su misión.