jueves, 7 de febrero de 2019

Pescadores de Hombres


“El Evangelio de Hoy”: Mc 6,7-13

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y añadió: "Quédense en la casa donde entren, hasta que se vayan de aquel sitio. Y si un lugar no lo recibe ni lo escucha, al marcharse sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa." Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban. Palabra del Señor.

Reflexión

En otros textos Jesús había prometido a sus discípulos hacerlos pescadores de hombres. Jesús envía a sus discípulos de dos en dos según la costumbre de la época. Les da instrucciones precisas: no ir cargados de cosas, no malgastar el tiempo parados en los caminos; ser mensajeros de paz y de armonía, y, sobre todo, preparar las condiciones para el anuncio del Reino. Los discípulos cumplen cabalmente la encomienda del maestro.

La Nueva Evangelización es una propuesta, invitación y proyecto de vida a partir de la práctica de Jesús. Se trata, como lo hace Jesús, de alentar la esperanza y edificar la paz, a través de unas relaciones humanas fraternas y justas con bases en el Evangelio. Entendemos la misión evangelizadora como un espacio de encuentro y diálogo, respetuoso y profundo, entre culturas, expresiones religiosas y pueblos diversos. Somos invitados a compartir la misión de Jesús comprometiéndonos en nuestras comunidades y asumiendo tareas, servicios y ministerios comunitarios. No es nada fácil, pero es la manera de seguir a Jesús para vivir y trabajar con él. 

miércoles, 6 de febrero de 2019

SE EXTRAÑÓ DE SU FALTA DE FE


“El Evangelio de Hoy”: Mc 6,1-6

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, fue Jesús a su pueblo en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: "¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es ésa que le han enseñado? ¿Y esos milagros de sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?" Y esto les resultaba escandaloso.
Jesús les decía: "No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa." No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando. Palabra del Señor.

Reflexión

El texto del Evangelio de Hoy nos ofrece un resumen de las actividades de Jesús en su pueblo de Nazaret. El Evangelista Marcos concluye que los vecinos de Jesús lo rechazan por su origen sencillo y humilde. Quedan sorprendidos de su capacidad para hablarles y por su sabiduría, pero no le hacen caso y al contrario lo cuestionan y lo ponen en entredicho.

Jesús sirve a la vida, la sana, la anima y alimenta desde el interior. Lo rechazan porque recuerda a su pueblo lo esencial, porque habla de parte de Dios. No quieren oír nada que suponga ajustes en su vida, cambios y reestructuraciones en sus prácticas de fe. ¿Cuál es nuestra dificultad hoy para reconocer y favorecer lo que aporta vida y esperanza? ¿Qué es lo que conocemos de Jesús y de qué nos sirve este conocimiento? ¿Dejamos que Jesús ponga en nosotros su fuerza renovadora, sanadora y salvadora o no hacemos caso a su palabra de vida y de esperanza?

martes, 29 de enero de 2019

PARIENTES DE JESÚS


“El Evangelio de Hoy”: Mc 3, 31-35

Lectura del santo evangelio según San Marcos

En aquel tiempo, llegó la madre y los hermanos de Jesús y desde fuera lo mandaron llamar. La gente que tenía sentada alrededor le dijo: "Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan." Les contestó: "¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?" Y, paseando la mirada por el corro, dijo: "Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

La madre y los hermanos de Jesús, es decir, sus familiares cercanos, lo buscan. Jesús aprovecha la ocasión para precisar el nivel en que se halla su verdadera familia. El criterio que Jesús nos da para emparentarnos con él es la práctica de la voluntad de Dios. No es negar los vínculos familiares, sino una profundización de esos vínculos. No podemos separar la maternidad de María de su fe. Fue su fe en el cumplimiento de la promesa de Dios lo que llevó a María a aceptar ser la madre de Jesús. Por eso le llamamos la primera creyente, pues no solamente da a luz al Hijo de Dios, es madre porque cree, porque cree, ella hace la voluntad de Dios.

Nosotros, creyendo e involucrándonos en nuestras comunidades, afianzamos nuestra pertenencia a la familia de Jesús. No reduzcamos la voluntad de dios a escuchar su palabra participando de la misa dominical. Vayamos más allá, convirtamos nuestra fe en acciones concretas que nos ayuden a hacer avanzar la construcción del Reino de Dios. Alegrémonos y démosle gracias a Jesús por asociarnos a su familia.