EVANGELIO DEL DOMINGO
"Velen, porque no saben el momento". San Marcos, 51-62.

martes, 24 de enero de 2023

“El Evangelio de Hoy”: Marcos 3,31-35 Lectura del santo evangelio según san Marcos: En aquel tiempo, llegaron la madre y los hermanos de Jesús y desde fuera lo mandaron llamar. La gente que tenía sentada alrededor le dijo: "Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan." Les contestó: "¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?" Y, paseando la mirada por el corro, dijo: "Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre." Palabra del Señor. Reflexión Una cosa es clara, para Jesús la prioridad de la voluntad de Dios por encima de todo. Su familia la forman todos y todas los y las que de una manera sincera buscan lo que Dios quiere y hacen esfuerzos por vivirlo. No podemos embullarnos con discusiones estériles sobre la posibilidad de que Jesús tuviera más hermanos o que si María haya tenido más hijos. Para los cristianos y cristianas esto no tiene trascendencia. Lo que si trasciende es hacer la voluntad de Dios. Escuchar su Palabra y practicarla. El evangelista dice que los parientes están fuera. Los parientes están fuera, pero están invitados “a pasar”, es decir, a acoger el mensaje de Jesús y asumir la causa del Reino de Dios. Todos son invitados y nadie queda excluido, pues el Reino de Dios es oferta para todos. Pero la condición es hacer la voluntad de Dios. Aquí no valen privilegios de ninguna especie. Demos gracias a Dios que nos permite ser de los suyos sin imponernos nada. Sigamos escuchando su invitación al Reino y sigamos a Jesús. Sus familiares cercanos, lo buscan a Jesús y él aprovecha la ocasión para precisar el nivel en que se halla su verdadera familia, y el criterio que él nos da es la práctica de la voluntad de Dios. No es negar los vínculos familiares, sino una profundización de esos vínculos. No podemos separar la maternidad de maría de su fe. Fue su fe en el cumplimiento de la promesa de Dios lo que llevó a María a aceptar ser la madre de Jesús. Por eso le llamamos la primera creyente, pues no solamente da a luz al Hijo de Dios, es madre porque cree, porque cree, ella hace la voluntad de Dios. Nosotros, creyendo e involucrándonos en nuestras comunidades, afianzamos nuestra pertenencia a la familia de Jesús. No reduzcamos la voluntad de dios a escuchar su palabra participando de la misa dominical. Vayamos más allá, extraigamos acciones concretas que ayuden a hacer en la construcción del Reino de Dios. Alegrémonos y démosle gracias a Jesús por asociarnos a su familia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario