sábado, 28 de julio de 2018

CONTESTACIÓN, CRÍTICAS, PROTESTAS...


“El Evangelio de Hoy”: Mt 13, 24-30.

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña.
Entonces fueron los criados a decirle al amo: "Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?" Él les dijo: "Un enemigo lo ha hecho." Los criados le preguntaron: "¿Quieres que vayamos a arrancarla?"
Pero él les respondió: "No, que, al arrancar la cizaña, podrían arrancar también el trigo. Déjenlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: 'Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla, y el trigo almacénenlo en mi granero.' Palabra del Señor.

Reflexión

El evangelio de hoy nos habla de la contestación y la protesta de todas las épocas, consecuencia del malestar que se experimenta en una sociedad conflictiva. Sin duda, la contestación es algo necesario para purificar la sociedad. Y la fe cristiana puede y debe ser fuente dinámica de comportamiento contestatario. Pero no por esto es positivo contestar cualquier cosa y de cualquier manera. También la conciencia crítica necesita ser criticada y purificada. La protesta que surge de la intolerancia, el fanatismo y la intransigencia, fácilmente puede acentuar las divisiones, las discordias y los partidismos, haciendo más difícil el esfuerzo común necesario para una transformación social. De manera fácil e irresponsable clasificamos a las personas y las etiquetamos de progresistas o conservadores, vanguardistas o integristas, izquierdas o derechas, dividiendo de nuevo el mundo en «buenos y malos» y condenando a quien no coincide con nuestra visión de las cosas.

De esta manera, vamos empobreciendo nuestra capacidad de diálogo y colaboración, adoptando posturas previas que nos encierran en nuestra propia posición y nos colocan falsamente por encima de los demás. Eso puede esconder una manera infantil de ocultar la propia mediocridad y la incapacidad de actuar de manera más constructiva y comprometida. No se trata de silenciar nuestra conciencia crítica, sino de saber asumir nuestra propia responsabilidad con lucidez, sin ver siempre en los demás «cizaña» que hay que arrancar y en nosotros «trigo limpio» que hay que respetar. No es suficiente recriminar a otros, lamentarse de las estructuras existentes o descargar nuestra responsabilidad, considerando siempre las injusticias consecuencia del pecado de los demás. También en cada uno de nosotros hay «cizaña» que debe desaparecer.

viernes, 27 de julio de 2018

ATENCIÓN A LA PALABRA


“El Evangelio de Hoy”: Mt 13, 18-23

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Ustedes oigan lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe. Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno." Palabra del Señor.

Reflexión

La fuerza de la palabra es capaz de convertir el corazón humano y hacerlo retornar al vínculo de amor con el creador. En primer lugar, Jesús nos recuerda que la fuerza del mal es real en nosotros y puede arrebatar el bien sembrado en nuestros corazones. Las fuerzas del mal abundan, se propagan y seducen a las personas con placeres y gustos vanos. Luego Jesús reconoce que muchas personas reciben con atención la semilla, pero no pasan de ahí, no interiorizan ni se ejercitan en su práctica. Por eso, las dificultades les hacen olvidar sus valores. Es una llamada a ir más allá de la superficie y armarnos de convicciones fuertes que nos permitan resistir las contrariedades.

Jesús nos plantea también que existen personas que atienden a la palabra, pero puede más en ellos, la vanidad, el orgullo, el qué dirán y las modas o tendencias de la sociedad. Es una alerta para que, antes las preocupaciones e intereses coyunturales, no vendamos nuestra dignidad de personas.  Finalmente, Jesús explica que también están los que escuchan, entienden y proyectan la palabra de Dios. Estos son quienes fructifican pues la reciben como una misión a vivir, un compromiso a asumir como servicio a la humanidad. Dios nos guie en la escucha de su palabra y nos regale su sabiduría para encontrar en ella motivos de alegría y esperanza activas.

jueves, 26 de julio de 2018

SAN JOAQUÍN Y SANTA ANA


“El Evangelio de Hoy”: Mt 13, 10-17

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los discípulos y le preguntaron: ¿Por qué les hablas en parábolas?"
Él les contestó: A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías:
"Oirán con los oídos sin entender; mirarán con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo les cure."
¡Dichosos sus ojos, porque ven, y sus oídos, porque oyen! Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ven ustedes y no lo vieron, y oír lo que oyen y no lo oyeron." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Estamos leyendo el capítulo 13 de San Mateo. En esta parte del texto, Jesús responde a la inquietud de sus discípulos explicando el sentido esencial de la parábola. Son pocas las parábolas explicadas en los evangelios. ¿Por qué les hablas en parábolas?" En las parábolas la gente pobre entiende las comparaciones de la cotidianidad, de la experiencia, de lo pequeño de cada día. Semillas, levaduras, sal, comidas, campos, tesoros escondidos, redes, pescas. Jesús les va a decir que en esas cosas de la vida está el dinamismo más precioso de la historia, el dinamismo del reinado de Dios.

Para las autoridades religiosas, es incomprensible que el Reino de Dios pueda compararse y explicarse desde lo cotidiano. Miran, pero no ven, oyen, pero no escuchan.  Sin embargo, los pobres abren el corazón a las parábolas y se alegran de que Dios esté actuando así. La Iglesia, cada uno de nosotros, será signo del Reino de Dios si acoge la Palabra en forma coherente y pone en práctica el evangelio que predica.

miércoles, 25 de julio de 2018

SANTIAGO APÓSTOL


“El Evangelio de Hoy”: Mt 20, 20-28

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: "¿Qué deseas?" Ella contestó: "Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda." Pero Jesús replicó: "No saben lo que piden. ¿Son capaces de beber el cáliz que yo he de beber?" Contestaron: "Lo somos." Él les dijo: "Mi cáliz lo beberán; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre."
Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: "Saben que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre ustedes: el que quiera ser grande entre ustedes, que sea su servidor, y el que quiera ser primero entre ustedes, que sea su esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos." Palabra del Señor.

Reflexión

En el Evangelio de la fiesta de Santiago Apóstol los discípulos no comprenden el elemento de la cruz, el servicio y la entrega total por el Reino. Jesús no le responde a la madre de Santiago y Juan, sino a sus discípulos: ellos están llamados a compartir la suerte de su Maestro, tienen que asumir un proyecto que supera las coyunturas, tienen que asumir una visión más larga que la de los demás para poder resistir la tentación de abandonar su misión ante el primer problema que aparezca, o interpretar su misión dentro de una estructura de poder y de dominación de unos sobre otros.

El modelo de autoridad planteado por Jesús quiere ayudar a sus seguidores a comprender que no se trata de poder de dominación sino de servicio a los hermanos. El poder corrompe, el servicio da vida y alegra. La comunidad cristiana ha de vivir unas relaciones armoniosas de servicio y solidaridad. Sabemos que Santiago fue el primero de los apóstoles en morir martirizado entre los años 42-43 en una cruz como Jesús siguiendo sus pasos. Seguir a Jesús no es nada fácil. Estamos llamados, como Iglesia y como creyentes de hoy, a aprender de Jesús que no vino a ser servido sino a servir y dar su vida por nosotros y por toda la humanidad.

jueves, 19 de julio de 2018

LA ESCUELA DE JESÚS


“El Evangelio de Hoy”: Mt 11, 28-30

Lectura del santo Evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús exclamó: "Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán su descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera". Palabra del Señor.

REFLEXION

Hay cristianos cansados de vivir su religión como una tradición gastada, como una carga pesada y triste, como una obligación. Hace falta un encuentro con Jesús. Para aprender a vivir a gusto con Dios. Ir a Jesús nos hace descubrir una alegría interior que ha estado ausente en nuestra vida. De esta manera seguiremos a Jesús, no por obligación sino por atracción. “Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados. Yo los aliviaré”. Tomemos conciencia del perdón constante de Dios y vivamos la alegría de su amor.

Cargar con el yugo de Jesús libera lo mejor que hay en nosotros pues nos propone vivir haciendo la vida más humana, digna y sana. No es fácil encontrar un modo más apasionante de vivir. Jesús libera de miedos y presiones; hace crecer nuestra libertad, despierta en nosotros la confianza, nos atrae hacia el amor y nos invita a vivir haciendo el bien. Así no habrá más desaliento ni aburrimientos en nuestras comunidades cristianas.

Estamos llamados a aprender de Jesús a vivir como él. Jesús no complica nuestra vida. La hace más clara y más sencilla, más humilde y más sana. Ofrece descanso. No propone nunca a sus seguidores algo que él no haya vivido. Nos invita a seguirlo por el mismo camino que él ha recorrido. Por eso puede entender nuestras dificultades y nuestros esfuerzos, puede perdonar nuestras torpezas y errores, animándonos siempre a levantarnos. Ir a Jesús significa vivir más de acuerdo con él y con su estilo de vida.

martes, 17 de julio de 2018

AY DE TI ...


“El Evangelio de Hoy”: Mt 11, 20-24

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido: "¡Ay de ti, Corazaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en ustedes, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Les digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a ustedes. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Les digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti." Palabra del Señor.

Reflexión

¿Cuál es nuestra sensibilidad frente a la acción de Dios sobre nuestras vidas? ¿Somos agradecidos, indiferentes o simplemente pedimos más y más? Es muy importante estar atentos para identificar las maravillas de Dios en nuestro favor. No se trata solamente de grandiosos o espectaculares milagros. El hecho de existir, tener una familia, contar con amigos y amigas,… La vida nos invita a la  conversión, al cambio a favor de la vida misma pues la gloria de Dios es que vivamos. Sabemos que a Dios no le añade nada nuestra gratitud, nuestras alabanzas o bendiciones, pero a nosotros sí nos hace bien ser agradecidos frente a Dios y frente a nuestros hermanos.

Lo que nos pide es conversión, que aprendamos de él. En el Evangelio de Hoy Jesús se queja de la falta de conversión de Corazaín, Betsaida y Cafarnaúm donde él había dejado ver la presencia de Dios salvando a su pueblo, con signos y señales evidentes. La comparación con el juicio de Dios sobre otras naciones, como Tiro y Sidón, o Sodoma y Gomorra, evidencia la resistencia del pueblo a ver con claridad el camino del Reino y a aceptar los valores propuestos por Jesús. La gente se admira por la vida y la obra de Jesús pero sigue siempre en lo mismo. La conversión a los auténticos valores del Evangelio exige conversión, testimonio y compromiso. Somos llamados a encontrar la manera de hacer algo por los demás, como muestra de conversión.

sábado, 14 de julio de 2018

EL ESPÍRITU NOS QUITARÁ EL MIEDO


“El Evangelio de Hoy”: Mt 10, 24-33

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: "Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro, y al esclavo como su amo. Si al dueño de la casa lo han llamado Belzebú, ¡cuánto más a los criados! No les tengan miedo, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que les digo de noche díganlo en pleno día, y lo que escuchen al oído, pregónenlo desde la azotea.
No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, teman al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga su Padre. Pues ustedes hasta los cabellos de la cabeza tienen contados. Por eso, no tengan miedo; no hay comparación entre ustedes y los gorriones. Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo." Palabra del Señor.

Reflexión

El miedo es algo que aprendemos desde niños, que heredamos y padecemos. ¿Cómo liberarnos de este flagelo paralizante?  No tener miedo, aunque los perseguidores sean aparentemente más poderosos que los profetas. Ayer, como hoy, los buenos misioneros y misioneras han sido señalados, acusados, perseguidos y eliminados; sin embargo, hoy como ayer, Jesús y su proyecto se abren camino con creatividad y alegría. A pesar de los matan el cuerpo y de quienes ponen barreras a la vida, a la justicia, al evangelio, Jesús, con la seguridad que le otorga el Padre, convoca a la rebeldía de predicar públicamente, a la luz del día y con fuerte voz, para que todo el mundo sepa que su proyecto es capaz de transformar la humanidad.

El poder de Dios y la sabiduría del espíritu acompañan toda acción misionera. La presencia de Dios nunca es relativa, es siempre una fuerza evidente que ayuda a conocer la realidad y a transformarla con los criterios del evangelio. Proclamar la confianza en Jesús es tener de nuestra parte la confianza de Dios. No olvidemos que, si ha habido, hay y habrá falsos cristianos y misioneros, éstos, no pueden ser el ejemplo, si no, el desafío a superar. Dejemos que Jesús sea nuestro modelo y sigámosle con confianza y fe. Él nos acompañará siempre con amor y ternura y, eso, vencerá nuestro miedo.

martes, 10 de julio de 2018

EL PODER DEL AMOR MISERICORDIOSO


“El Evangelio de Hoy”: Mt 9, 32-38

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, presentaron a Jesús un endemoniado mudo. Echó al demonio, y el mudo habló. La gente decía admirada: "Nunca se ha visto en Israel cosa igual." En cambio, los fariseos decían: "Éste echa los demonios con el poder del jefe de los demonios." Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rueguen, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies."  Palabra del Señor.

Reflexión

En el Evangelio de Hoy, Jesús continúa su misión y afirma que el trabajo es abundante, pero muy pocos quienes se arriesgan a realizarlo. El mudo endemoniado estaba silenciado por los poderes demoníacos de las estructuras injustas que lo excluyeron de sus mínimos derechos. La sanación incomoda a quienes han sostenido la estructura injusta. Ellos necesitan de los endemoniados, de las hemorroísas y de los leprosos para sostener una religión basada en el miedo y la condenación, a través de falsas doctrinas de pureza y pecado. Jesús devuelve el habla y la dignidad al mudo. Lo santifica, y su santidad es objeto de asombro, de habladurías, señalamientos y persecuciones por parte de quienes sienten afectadas sus frágiles seguridades de dogmas y preceptos.

Así, hoy somos nosotros quienes escuchamos a Jesús y debemos pronunciarnos ante las realidades que padecemos. Antes que hablar de pecados y de condenas, hablemos de las posibilidades que Jesús nos ofrece dentro de una vida fraterna y solidaria… anunciemos la buena noticia de que Dios camina con nosotros y nos ofrece salvación. Comencemos a aprovechar el tiempo dedicándolo a servir a los que tenemos cerca.

lunes, 9 de julio de 2018

LA BUENA NOTICIA DE LA SALUD


“El Evangelio de Hoy”: Mt 9,18-26

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: "Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá." Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: "¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado." Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: "¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida." Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca. Palabra del Señor.

Reflexión

¿Cuál es la buena noticia que revela el texto del Evangelio de Hoy? En una sociedad que niega importancia a la mujer y que se rige por códigos machistas y patriarcales excluyentes, Jesús muestra la misericordia de Dios quien no hace distinción de personas. En su caminar misionero, Jesús encuentra, libera y dignifica a dos mujeres. Y un extranjero se convierte en símbolo de fe, ya que cree que Jesús tiene poder sobre la muerte.

La misión de Jesús es la de testimoniar el amor de Dios. Jesús siente la presencia de la mujer que le toca en medio del tumulto, porque, más que las masas, a Jesús le interesan las personas, y que éstas recuperen su dignidad; por eso visibiliza a la mujer, la identifica, la sana y le devuelve su lugar en la sociedad. No quiere avergonzarla sino ponerla en el centro.

¿Y nosotros, qué estamos haciendo por los marginados de hoy? Es muy fácil asociarse a los grupos de poder, a quienes son protagonistas de los movimientos actuales. Es casi “natural”, pero sabemos que el evangelio nos enseña a privilegiar a los más necesitados por la urgencia que implica sanar y salvar su vida. Ánimo, Dios está a  nuestro favor. Hagamos lo mismo por quienes comparten nuestra vida día a día.

miércoles, 4 de julio de 2018

JESÚS LIBERA


“El Evangelio de Hoy”: Mt 8, 28-34

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo llegó Jesús a la otra orilla, a la región de los gerasenos. Desde el cementerio, dos endemoniados salieron a su encuentro; eran tan furiosos que nadie se atrevía a transitar por aquel camino. Y le dijeron a gritos: "¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido a atormentarnos antes de tiempo?"
Una gran piara de cerdos a distancia estaba hozando. Los demonios le rogaron: "Si nos echas, mándanos a la piara". Jesús les dijo: "vayan". Salieron y se metieron en los cerdos. Y la piara entera se abalanzó acantilado abajo y se ahogó en el agua. Los porquerizos huyeron al pueblo y lo contaron todo, incluyendo lo de los endemoniados. Entonces el pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

En este Evangelio podemos sentir la situación por la que está  pasando la gente al leer las descripciones y los símbolos utilizados por el evangelista para hablar de los endemoniados, de la piara de cerdos y del lago y la gente. Las autoridades mantienen oprimida a la población y no le permite vivir en paz. Los endemoniados provienen de sepulcros, de no vida, quizás la situación en que se encontraban muchas personas, excluidas y marginadas socialmente.

Llama la atención que nombren a Jesús como Hijo de Dios, que ha venido antes de tiempo a atormentarles. La realidad de la gente es tan dramática que ni siquiera son capaces de distinguir la bondad y cercanía de Jesús que libera y sana. Desconfían de todo al creer que ya nada les salvará de la indignidad en la que están inmersos. Jesús aprovecha el momento para seguir anunciando lo nuevo, su presencia aporta la vida y la dignidad a las personas. Aunque la gente quedara con miedo, Jesús le anuncia la posibilidad de liberarse del yugo opresor y seguir andando.

lunes, 2 de julio de 2018

SEÑOR TE SEGUIRÉ, PERO...


“El Evangelio de Hoy”: Mt 8, 18-22

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, viendo Jesús que lo rodeaba mucha gente, dio orden de atravesar a la otra orilla. Se le acercó un escriba y le dijo: "Maestro, te seguiré adonde vayas." Jesús le respondió: "Las zorras tienen madrigueras y los pájaros nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza." Otro, que era discípulo, le dijo: "Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre." Jesús le replicó: "Tú, sígueme. Deja que los muertos entierren a sus muertos." Palabra del Señor.

Reflexión

La llamada que nos hace Jesús en El evangelio de hoy es urgente. No se puede esperar más, es ya que tenemos que decidirnos a seguir a Jesús. Después de la decisión entonces viene la práctica. Jesús no pedirá a nadie más allá de las capacidades que tenga, lo que nos pide es que estemos decididos a apostarlo todo por el Reino de Dios. Ir a la otra orilla del lago es ir con Jesús desde las seguridades hasta las inseguridades, desde las certezas a los riesgos. Seguir a Jesús implica despojarse de las rígidas estructuras de poder, de las ambiciones y egoísmos que acaparan su mente y el corazón para confiar enteramente en el Señor de la vida.

Dejar a los muertos enterrar a sus muertos es una invitación a seguir a Jesús, conscientemente, sabiendo que ello implica renunciar o tomar distancia de todo aquello que quite la libertad y la autonomía. No es olvidarse se su familia sino amarla de corazón poniendo delante la voluntad de Dios, la cual apunta siempre a la vida y no a la muerte. Pidamos a Jesús que nos hagas capaces de apostarlo todo por su proyecto de amor, de fraternidad, de justicia solidaria… Que venga a nosotros su Reino.