EVANGELIO DEL DOMINGO
"Te seguiré donde quiera que vayas". San Lucas 9, 51-62.

lunes, 31 de julio de 2017

ANUNCIANDO LO SECRETO

“EL Evangelio de Hoy”: Mt 13, 31-35

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: "El Reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas". Les dijo otra parábola: "El Reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente". Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas, y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: "Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo". Palabra del Señor.

Reflexión

Jesús habla de la Mostaza y de la levadura comparándolas con el Reino de Dios. No es cuestión de cantidad o de tamaño sino de eficiencia y eficacia amorosa. Así como la semilla de mostaza y el chin de levadura producen cantidades y tamaños satisfactorios, el reino de Dios crece con actitudes y prácticas que pueden parecer insignificantes o sencillas. En nuestra vida personal y comunitaria hay prácticas modestas como la oración, el estudio, la lectura bíblica, el reciclaje de materiales que, en su modestia, producen ricos y abundantes frutos.

Aunque no pueden competir con el televisor, con el internet o con una formación universitaria, sin embargo tiene la cualidad de dejar abonado el terreno de nuestro intelecto y el de nuestros afectos para que  la Palabra de Dios y su mensaje transformen nuestra vida y las estructuras que impiden el crecimiento del Reino de Dios.

domingo, 30 de julio de 2017

ENCONTRAR Y VALORAR A DIOS

“El Evangelio de Hoy”, 13, 44-52

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: -«El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra. El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?» Ellos le contestaron: -«Sí.» Él les dijo: -«Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.» Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Jesús nos presenta su experiencia de Dios y de su gran proyecto de ir haciendo un mundo más digno y dichoso para todos. Cuenta dos pequeñas parábolas para sacudir la indiferencia. Quiere despertar en nosotros el deseo de Dios. Nos quiere hacer ver que encontrarse con lo que él llama "reino de Dios" es algo mucho más grande que todo y que Dios puede ser un descubrimiento inesperado, una sorpresa grande.

El Dios bondadoso que nos muestra Jesús nos ofrece su amor de Padre sin ninguna exigencia que no sea creer en él, encontrarlo en nuestros corazones. Por primera vez, empezamos a sentir que Dios nos atrae de verdad. No puede haber nada más grande para alentar y orientar la existencia. El "reino de Dios" cambia nuestra forma de ver las cosas. Empezamos a creer en Dios de manera diferente. Ahora sabemos por qué vivir y para qué.

A muchos cristianos se les ha presentado una imagen tan deformada de Dios y de la relación que podemos vivir con él, que la experiencia religiosa les resulta inaceptable e incluso insoportable. No pocas personas están abandonando ahora mismo a Dios porque no pueden vivir ya por más tiempo en un clima religioso insano, impregnado de culpas, amenazas, prohibiciones o castigos. ¿Cuál Dios estamos nosotros mostrando hoy? Que al igual que a Salomón, Dios nos llene de su sabiduría para distinguir y dejarnos amar y salvar por su bondad.

sábado, 29 de julio de 2017

Ya está presente

“El Evangelio de Hoy”: Mateo 13, 24-30

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: "El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: "Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?" Él les dijo: "Un enemigo lo ha hecho." Los criados le preguntaron: "¿Quieres que vayamos a arrancarla?" Pero él les respondió: "No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Déjenlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: 'Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla, y el trigo almacénenlo en mi granero.'  Palabra del Señor.

Reflexión

El Reino de Dios no es un evento que llega de una vez, es una realidad en construcción en la que todos y todas estamos llamados a participar. Para eso tenemos que comenzar por aceptarlo y acogerlo en nuestra historia. Caemos en la cuenta de que junto con las actitudes y conductas positivas, constructoras de espacios vida y convivencia, existe la maldad, la amenaza de la vida. La cizaña puede aparecer en cualquier momento, plantada por mí, por ti o por otros. Pero la solución no está en extirpar la cizaña para acabar con ella. No podemos caer en posiciones integristas. Vivimos un proceso en el que tenemos oportunidades de cambio y transformación.

Nuestra misión consiste en trabajar a favor de la transformación de la humanidad. Muchas figuras han buscado “purificar” lo que ellos han considerado como cizaña. Genocidios, matanzas de cantidades de personas buscando imponer sus pretendidas verdades. Ni nosotros como Iglesia nos hemos salvado de estas posiciones miserables y vergonzantes, pues hemos protagonizado las cruzadas. La presencia del mal en la sociedad es fruto de una tendencia humana que se consolida en las estructuras de poder que se pervierten y en los corazones que se dejan gobernar por el egoísmo. Tal como lo expresa la parábola de hoy, la cizaña ha sido plantada por el enemigo de la vida, la justicia y la paz. Así que aprovechemos el tiempo para sembrar la bondad, la cizaña siempre es menor que el trigo.

viernes, 28 de julio de 2017

LA PALABRA DE DIOS

“El Evangelio de Hoy”: Mateo 13,18-23

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Ustedes oigan lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe. Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno." Palabra del Señor.

Reflexión

La fuerza de la palabra es capaz de convertir el corazón humano y hacerlo retornar al vínculo de amor con el creador. En primer lugar, Jesús nos recuerda que la fuerza del mal es real en nosotros y puede arrebatar el bien sembrado en nuestros corazones. Las fuerzas del mal abundan, se propagan y seducen a las personas con placeres y gustos vanos. Luego Jesús reconoce que muchas personas reciben con atención la semilla, pero no pasan de ahí, no interiorizan ni se ejercitan en su práctica. Por eso, las dificultades les hacen olvidar sus valores. Es una llamada a ir más allá de la superficie y armarnos de convicciones fuertes que nos permitan resistir las contrariedades.

Jesús nos plantea también que existen personas que atienden a la palabra, pero puede más en ellos, la vanidad, el orgullo, el qué dirán y las modas o tendencias de la sociedad. Es un alerta para que, antes las preocupaciones e intereses coyunturales, no vendamos nuestra dignidad de personas.  Finalmente, Jesús explica que también están los que escuchan, entienden y proyectan la palabra de Dios. Estos son quienes fructifican pues la reciben como una misión a vivir, un compromiso a asumir como servicio a la humanidad. Dios nos guie en la escucha de su palabra y nos regale su sabiduría para encontrar en ella motivos de alegría y esperanza activas.

jueves, 27 de julio de 2017

GANAR O PERDER

“El Evangelio de Hoy”: Mt 13, 10-17

Lectura del santo evangelio según san Mateo: 

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los discípulos y le preguntaron: Por qué les hablas en parábolas?"  Él les contestó: A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías:  "Oirán con los oídos sin entender; mirarán con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo les cure." ¡Dichosos sus ojos, porque ven, y sus oídos, porque oyen! Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ven ustedes y no lo vieron, y oír lo que oyen y no lo oyeron."  Palabra del Señor.

Reflexión


El evangelio de hoy nos plantea esa aparente contradicción. La sabiduría de Dios crece en la medida en que la cultivamos; si tenemos poca o ninguna, incluso ese poco se puede perder. Por esa razón se evocan las palabras del profeta Isaías que encuentra la causa de la ceguera y sordera de su pueblo en la obstinación de sus líderes, que insisten en llevarlos por camino de violencia e injusticia. Por la misma razón, el aprendizaje que realizan quienes siguen a Jesús consiste en una apertura progresiva a la sabiduría de Dios que se manifiesta en la vida del pueblo pobre y sencillo. Dios nos acompaña con amor y ternura, dejémonos amar y enseñar. 

martes, 25 de julio de 2017

EL APÓSTOL SANTIAGO

“El Evangelio de Hoy”: Mt 20,20-28

Lectura del santo evangelio según san Mateo.

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: "¿Qué deseas?" Ella contestó: "Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda." Pero Jesús replicó: "No saben lo que piden. ¿Son capaces de beber el cáliz que yo he de beber?" Contestaron: "Lo somos." Él les dijo: "Mi cáliz lo beberán; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre." Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: "Saben que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre ustedes: el que quiera ser grande entre ustedes, que sea ustedes servidor, y el que quiera ser primero entre ustedes, que sea su esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos." Palabra del Señor.

Reflexión

Fiesta de Santiago Apóstol. Este vivía alrededor del lago ganándose la vida como preparador de conservas de pescado del lago de Galilea y fue de los primeros en sentirse invitado por Jesús a seguirle en su misión de anunciar la Buena Noticia, como manera de preparar la humanidad para el Reino de Dios. La Madre de Santiago y Juan se dejó utilizar por estos para interceder ante Jesús buscando ser favorecidos con cargos en lo que ellos imaginaron sería el reinado de Jesús. La indignación que sienten los demás discípulos de Jesús nos muestra que ellos también deseaban esos mismos privilegios. Los años de preparación que Jesús les había dedicado a base de hechos y palabras no les había bastado para comprender de lo que se trataba su misión.

Ya sabemos que tanto el testimonió de Santiago como el de los demás discípulos y discípulas de Jesús fue vivido tal y como Él les formó, vivieron su fe  hasta dar la vida como su Maestro. Ayer y hoy tenemos que comprender que el reinado de Jesús no es un asunto de poder de dominación. Se trata de tener a los demás como destinatarios de las acciones de nuestra fe y seguimiento de Jesús. Dos mil años después de la respuesta de Jesús a la Madre de los Zebedeos, seguimos asistiendo a la búsqueda de intereses particulares en las comunidades cristianas. Conocer a Jesús y seguirle lleva consigo asumir su propia causa, su estilo, su modo de vivir y de reaccionar frente a los acontecimientos de la realidad cotidiana. Que Santiago Apóstol interceda por nosotros y nos inspire nuestro discipulado.

lunes, 24 de julio de 2017

JESÚS ES MÁS GRANDE

"El Evangelio de Hoy": Mt 12, 38-42

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, algunos de los escribas y fariseos dijeron a Jesús: Maestro, queremos ver un signo tuyo." Él les contestó: -Esta generación perversa y adúltera exige un signo; pero no se le dará más signo que el de Jonás. Tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre del cetáceo; pues tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra. Cuando juzguen a esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que la condenen, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás. Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN


Hoy es el fin. La señal es la presencia de Jesús acompañando nuestras vidas, amándonos, perdonándonos. No esperemos señales espectaculares y apocalípticas. Produzcamos señales de fraternidad y de justicia... para eso el señor está con nosotros y nos alimenta con su palabra, para que vivamos nuestra conversión al servicio de nuestros hermanos más necesitados. 
Convertirse no es pasar de una comunidad cristiana a otra ni de ir de iglesias en iglesias en un tránsito estéril y vacío de verdad y sinceridad, la conversión es esforzarnos por cambiar nuestras maneras de reaccionar frente a la realidad, priorizando la atención a quienes están a nuestro lado en la vida de cada día. No nos desesperemos ni perdamos el juicio frente a nuestros problemas y dificultades, sigamos confiando en Dios y en la capacidad que Él nos da para afrontar nuestras vidas con fe y esperanza activa.         

domingo, 23 de julio de 2017

DÉJENLOS CRECER JUNTOS

“El Evangelio de Hoy”: Mt 13, 24-43

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, Jesús propuso otra- parábola a la gente: -«El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: "Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?" Él les dijo: "Un enemigo lo ha hecho." Los criados le preguntaron: "¿Quieres que vayamos a recogerla? Pero él les respondió: "No, que, al arrancar la cizaña, podrían arrancar también el trigo. Déjenlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: «Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla, y el trigo almacénenlo en mi granero.»
[Les propuso esta otra parábola: -«El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.» Les dijo otra parábola: -«El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente.» Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas, anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo.» Luego dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: -«Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.» Él les contestó: -«El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.»]  Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Jesús sorprendió a todos proclamando lo que ningún profeta de Israel se había atrevido a decir: "Ya Dios está aquí con su fuerza creadora de justicia abriéndose camino en el mundo para hacer la vida de sus hijos más humana y dichosa". Es necesario cambiar. Hemos de aprender a vivir creyendo en esta Buena Noticia: el reino de Dios está llegando. Jesús hablaba con pasión. Muchos se sentían atraídos por sus palabras. En otros surgían no pocas dudas.

Dios no se impone desde fuera, sino que transforma a las personas desde dentro. Actúa como la levadura de la Parábola, discretamente y sin que lo veamos. No domina con su poder, sino atrae con su amor hacia el bien. No fuerza la libertad de nadie sino que se ofrece para hacer más dichosa nuestra vida. Así hemos de actuar también nosotros si queremos abrir caminos a su reino.

Poco a poco, aprenderemos a vivir la fe de manera humilde, sin hacer mucho ruido ni dar grandes espectáculos. Ya no cultivaremos tantos deseos de poder ni de prestigio. Buscaremos lo esencial. Caminaremos en la verdad de Jesús. Siguiendo sus deseos, trataremos de vivir como "fermento" de vida sana en medio de la sociedad y como un poco de "sal" que se diluye humildemente para dar sabor evangélico a la vida moderna. Contagiaremos en nuestro entorno el estilo de vida de Jesús e irradiaremos la fuerza inspiradora y transformadora de su Evangelio. Pasaremos la vida haciendo el bien. Como Jesús, no juzgando y condenando a los otros como si fueran cizaña.

jueves, 20 de julio de 2017

EN LA ESCUELA DE JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Mt 11, 28-30

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús exclamó: "Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán su descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera". Palabra del Señor.

REFLEXION

Jesús nos invita a su escuela, a aprender de él, a alimentarnos de su vida y de todos los detalles enfatizados por su práctica. Como seguidores de Jesús tenemos que asumir los valores del Evangelio que son siempre actuales y transformadores. Es asumiendo este Evangelio que se construye el Reino de Dios. Jesús nos enseña a resistirnos a las corrientes de nuestra sociedad que de acomoda a ritmos de vida inhumanos e indignos. Seremos sabios y felices cuando seamos capaces de vivir la enseñanza de Jesús.

Jesús coloca a los pequeños como expertos del Reino y los sabios de este mundo tienen que escuchar en la cátedra de esos pobres y sencillos que son capaces de confiar en el proyecto salvífico de Dios. El amor libre y gratuito de Dios está al comienzo de toda su acción. Desde este amor seremos capaces de comprender su llamado y de solidarizarnos con los necesitados. Veremos que así el yugo de Jesús es suave porque tiene su raíz en el amor. Aprendamos hoy de él y sintamos su alivio y fortaleza.

miércoles, 19 de julio de 2017

A LOS SABIOS Y ENTENDIDOS

“El Evangelio de Hoy”: Mt 11, 25-27

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús exclamó: "Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar".  Palabra del Señor.

Reflexión

Reconocer en Jesús el rostro de Dios cuidando a los más necesitados es una muestra de gran y profunda sabiduría. Ser sabios es asumir las actitudes que cuiden la vida y la impulsen hacia la eternidad. No vivir de la inmediatez sino trascender el espacio y el tiempo para internarse en el misterio mismo de nuestra existencia como imagen y semejanza de Dios. Esto, solo los pequeños lo pueden comprender, solo ellos pueden entrar en este misterio.

Seamos sabios, aprendamos a vivir en comunión. No nos dejemos arrastrar por la ignorancia y la falta de verdadera instrucción. Nunca pongamos nuestra seguridad en lo que “sabemos”. Depositemos nuestra confianza en el Señor que elevará infinitamente nuestras capacidades hasta dotarnos de la decisión de darlo todo por los demás sin buscar beneficios particulares. La sabiduría que busca dominar  los otros, solo aporta desigualdades e injusticias. Como Jesús coloquemos en alto el valor de la persona en su singularidad y el valor del amor como una dinámica de transformación de las relaciones humanas. 

martes, 18 de julio de 2017

LAMENTOS DE JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Mt 11, 20-24

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido: "¡Ay de ti, Corazaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en ustedes, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza. Les digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a ustedes. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy. Les digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti." Palabra del Señor.

Reflexión

No se trata solamente de grandiosos o espectaculares milagros. El hecho de existir, tener una familia, contar con amigos y amigas,… La vida nos invita a la  conversión, al cambio a favor de la vida misma pues la gloria de Dios es que vivamos. Sabemos que a Dios no le añade nada nuestra gratitud, nuestras alabanzas o bendiciones, pero a nosotros sí nos hace bien ser agradecidos frente a Dios y frente a nuestros hermanos.

Jesús se queja de la falta de conversión de Corazaín, Betsaida y Cafarnaúm donde él había dejado ver la presencia de Dios salvando a su pueblo, con signos y señales evidentes. La comparación con el juicio de Dios sobre otras naciones, como Tiro y Sidón, o Sodoma y Gomorra, evidencia la resistencia del pueblo a ver con claridad el camino del Reino y a aceptar los valores propuestos por Jesús. La gente se admira por la vida y la obra de Jesús pero sigue siempre en lo mismo. La conversión a los auténticos valores del Evangelio exige cambio, testimonio y compromiso. Somos llamados a encontrar la manera de hacer algo por los demás, como muestra de conversión.

lunes, 17 de julio de 2017

CONTAMOS CON JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Mt 10, 34-11,1

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: "No piensen que he venido a la tierra a sembrar paz; no he venido a sembrar paz, sino espadas. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; los enemigos de cada uno serán los de su propia casa.
El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que les recibe a ustedes me recibe a mí, y el que me recibe,  recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro."
Cuando Jesús acabó de dar instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí para enseñar y predicar en sus ciudades. Palabra del Señor.

Reflexión

Jesús nos habla en el evangelio de hoy de realidades que nos chocan. Se trata de la formulación de un conflicto por parte de Jesús ante la forma como algunos sectores de la sociedad rechazan la propuesta del Reino. Los enemigos no están lejos; pueden ser gente del mismo pueblo, que ha dejado sus expectativas en manos de las autoridades y, por consiguiente, desconfían de Jesús. Cuando aceptamos la propuesta de Jesús, estamos enfrentados a quienes la rechazan. El enfrentamiento entre familiares, que normalmente tienen relaciones de afecto, es una forma de romper con las formas habituales, aparentemente armónicas, pero que en verdad están viciadas y corrompidas.  

Sólo quien deja toda atadura para seguir a Jesús, es también libre para amar e ir hasta las últimas consecuencias de su seguimiento. Jesús asegura y le da confianza a sus enviados afirmándoles que quien los acoge lo está acogiendo a él mismo. No se trata de llevar una vida de enemistad y  de odio si no de optar por Jesús y su proyecto de vida. A partir de ahí, encontraremos las fuerzas para atravesar cualquier situación personal y comunitaria, con la fuerza de Jesús y la compañía de su Espíritu.

domingo, 16 de julio de 2017

SALIÓ A SEMBRAR

“El Evangelio de Hoy”: Mt 13, 1-23

Lectura del santo evangelio según san Mateo

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas: -«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. El que tenga oídos que oiga.» [Se le acercaron los discípulos y le preguntaron: -«¿Por qué les hablas en parábolas?» Él les contestó: -«A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías: "Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure." ¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron. Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe. Lo sembrado en zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril.  Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ese dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno.] Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

Jesús nos dice que el sembrador salió a sembrar. Lo primero es salir, encontrarse con los demás, no quedarnos encerrados en nosotros mismos. Jesús es el verdadero sembrador. De él tenemos que aprender también hoy a sembrar el Evangelio. Él vivió saliendo y encontrando la gente en los caminos de Galilea. Nunca pasa de largo frente a quienes encuentra en sus salidas. Se detiene y atiende a los que necesitan una buena noticia. Es lo que pide siempre Jesús a sus discípulos: «Vayan y hagan discípulos...». Para sembrar el Evangelio hemos de salir de nuestra seguridad y nuestros intereses. Evangelizar es "desplazarse", buscar el encuentro con la gente, comunicarnos con el hombre y la mujer de hoy.

Salir, no a llevarle más problemas a la gente que ya tienen bastantes. Nada de imposición, es ofrecer a las personas la oportunidad de encontrarse con Jesús y conocer su Buena Noticia que, si la acogen, les puede ayudar a vivir mejor y de manera más acertada y sana. Es lo esencial. No se puede salir sin llevar con nosotros la semilla. Antes de pensar en anunciar el Evangelio a otros, lo hemos de acoger dentro de nosotros, en nuestras comunidades y nuestras vidas. Una Iglesia que no vive el Evangelio, no puede contagiarlo. Una comunidad donde no se respira el deseo de vivir tras los pasos de Jesús, no puede invitar a nadie a seguirlo.

Hemos de aprender a sembrar el Evangelio con fe, con realismo y con verdad. Evangelizar no es transmitir una herencia, sino hacer posible el nacimiento de una fe que brote, no como "clonación" del pasado, sino como respuesta nueva al Evangelio escuchado desde las preguntas, los sufrimientos, los gozos y las esperanzas de nuestro tiempo. No distraigamos a nuestra gente anunciando nuestras cosas. Es la hora de sembrar en los corazones lo esencial del Evangelio: El amor de Dios por cada una y cada uno y la invitación a corresponder a ese amor con amor y entrega generosa a favor de una sociedad más humana y digna para todos y todas. Que la Virgen del Carmen cuya fiesta celebramos hoy nos inspire a seguir subiendo el monte de la Gracia de Dios.

viernes, 14 de julio de 2017

LA SINCERIDAD DE JESÚS

“El Evangelio de hoy”: Mt 10, 16-23

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Miren que los mando como ovejas entre lobos; por eso, sean sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero no se fíen de la gente, porque los entregarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas y los harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así darán testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando los arresten, no se preocupen de lo que van a decir o de cómo lo dirán: en su momento se les sugerirá lo que tienen que decir; no serán ustedes los que hablen, el Espíritu de su Padre hablará por ustedes. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos los odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará. Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. Porque les aseguro que no terminaran con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del hombre.» Palabra del Señor

Reflexión

El llamado de Jesús al discipulado está acompañado de una misión específica que sus seguidores estamos llamados a realizar siguiendo sus instrucciones. Somos invitados a ser discípulos al estilo de Jesús; no realizamos nuestra misión de cualquier manera, no somos cualquier cosa. Las instrucciones de Jesús apuntan al ideal del Reino de Dios, pero están formuladas con realismo. No somos gente ingenua que de repente nos quedamos atrapados en situaciones que nos desbordan. Amamos el mundo y sabemos que el Espíritu habita en él. Jesús nos quiere en el mundo, aunque no pertenecemos al "mundo". Vivimos nuestra mundanidad sin ser "mundanos". Somos conscientes de los riesgos que implica la fidelidad al Evangelio, de la oposición de los poderes de este mundo al mensaje de amor y justicia que debe marcar nuestro anuncio y nuestro testimonio vital.

Jesús anuncia oposición, persecución y odio por su causa, así que no debemos temer. Doloroso que seamos señalados por nuestro antitestimonio. Muchos hombres y mujeres, a través de la historia, han escuchado la voz del Señor y han sabido entregar su vida -unos heroicamente y otros en el esfuerzo cotidiano- para que se manifieste la bondad de Dios que abarca a todos. ¿Estamos conscientes de las implicaciones de anunciar el Evangelio hoy? ¿Estamos dispuestos a consagrar nuestra vida al proyecto de Jesús? ¿Nos produce alegría y entusiasmo la propuesta de Jesús para seguirle?

jueves, 13 de julio de 2017

VAYAN Y PROCLAMEN

Evangelio de hoy: Mt 10, 7-15

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Vayan y proclamen que el reino de los cielos está cerca. Curen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos, echen demonios. Lo que han recibido gratis, denlo gratis. No lleven en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni túnica de repuesto, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entren en un pueblo o aldea, averigüen quién hay allí de confianza y quédense en su casa hasta que se vayan. Al entrar en una casa saluden; si la casa se lo merece, la paz que le desean vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a ustedes. Si alguno no los recibe o no los escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudan el polvo de los pies. Les aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra que a aquel pueblo.»
Palabra del Señor

Reflexión

Resuena la voz del Señor con un envío que quedará grabado en el corazón de los discípulos: "Vayan y proclamen". Este mandato explícito y urgente no acepta excusas ni retardos; requiere una respuesta de disponibilidad y generosidad para asumir las consecuencias del llamado. El discipulado madura en la conciencia de ser comunidad para la misión. Los apóstoles son enviados a las ovejas extraviadas de Israel y entre ellas realizarán la misión según propone Jesús: la tarea de curar, resucitar, limpiar, echar demonios...

Propuesta para que la fe tenga siempre como motivación el servicio a la vida: defenderla, amarla, cuidarla. Para que nuestra fe sea operativa en el modo de rescatar la vida en el entramado de una sociedad con signos de muerte, de espíritus inmundos que incitan al egoísmo, a las divisiones y odios, a los desenfrenos, a las guerras y conflictos, a las injusticias sociales. Una misión a vivirse con humildad y sencillez, ser mensajeros de paz y testimonios de una vida auténtica que expresa signos  salvíficos de lo que anuncia, anticipando el futuro que se proclama como triunfo del bien ante los males de nuestro mundo.

miércoles, 12 de julio de 2017

LES DIO AUTORIDAD

“El Evangelio de Hoy”: Mt 10, 1-7

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, Jesús llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia. Éstos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo, el publicano; Santiago el Alfeo, y Tadeo; Simón el Celote, y Judas Iscariote, el que lo entregó. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: "No vayan a tierra de gentiles, ni entren en las ciudades de Samaria, sino id a las ovejas descarriadas de Israel. Vayan y proclamen que el reino de los cielos está cerca." Palabra del Señor.

Reflexión

Dios nos ha creado como personas y nos ha dado una peculiaridad. El Evangelio de Hoy nos presenta la vocación de los 12 apóstoles llamados cada uno por su nombre. Este detalle nos revela que Jesús escoge a las personas con todo lo que ello significa: su realidad, su familia, su apellido y su historia. La cantidad, 12, es un número que encontramos en diferentes partes de la Biblia. Es un número simbólico que nos habla del Pueblo de Dios hasta ese momento reducido a Israel, y que, a partir de Jesús, abre el llamado a todos los hombres y mujeres que se identifiquen con su proyecto liberador.

El envío a la misión no se hace sin herramientas. El poder para expulsar demonios, para sanar y para curar dolencias, es fruto de los aprendizajes hechos en el discipulado; ahora los misioneros tienen más claridad, han visto y han creído en el Maestro. Las recomendaciones de ir primero a las ovejas descarriadas de Israel forman parte de una estrategia pedagógica. No olvidemos que la Iglesia existe para la misión de mostrar la presencia de Dios salvando, no es para instalarse en su interior.

martes, 11 de julio de 2017

QUE MANDE TRABAJADORES A SU MIES

“El Evangelio de Hoy”: Mt 9, 32-38

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, presentaron a Jesús un endemoniado mudo. Echó al demonio, y el mudo habló. La gente decía admirada: "Nunca se ha visto en Israel cosa igual." En cambio, los fariseos decían: "Éste echa los demonios con el poder del jefe de los demonios." Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: "La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rueguen, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies."  Palabra del Señor.

Reflexión

En el Evangelio de Hoy, Jesús continúa su misión y afirma que el trabajo es abundante, pero muy pocos quienes se arriesgan a realizarlo. El mudo endemoniado estaba silenciado por los poderes demoníacos de las estructuras injustas que lo excluyeron de sus mínimos derechos. La sanación incomoda a quienes han sostenido la estructura injusta. Ellos necesitan de los endemoniados, de las hemorroísas y de los leprosos para sostener una religión basada en el miedo y la condenación, a través de falsas doctrinas de pureza y pecado. Jesús devuelve el habla y la dignidad al mudo. Lo santifica, y su santidad es objeto de asombro, de habladurías, señalamientos y persecuciones por parte de quienes sienten afectadas sus frágiles seguridades de dogmas y preceptos.

Así, hoy somos nosotros quienes escuchamos a Jesús y debemos pronunciarnos ante las realidades que padecemos. Antes que hablar de pecados y de condenas, hablemos de las posibilidades que Jesús nos ofrece dentro de una vida fraterna y solidaria… anunciemos la buena noticia de que Dios camina con nosotros y nos ofrece salvación. Comencemos a aprovechar el tiempo dedicándolo a servir a los que tenemos cerca.

lunes, 10 de julio de 2017

ELLA SE PUSO DE PIE

“El Evangelio de Hoy”: Mt 9,18-26

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: "Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá." Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: "¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado." Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: "¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida." Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca. Palabra del Señor.

Reflexión

¿Cuál es la buena noticia que revela el texto del Evangelio de Hoy? En una sociedad que niega importancia a la mujer y que se rige por códigos machistas y patriarcales excluyentes, Jesús muestra la misericordia de Dios quien no hace distinción de personas. En su caminar misionero, Jesús encuentra, libera y dignifica a dos mujeres. Y un extranjero se convierte en símbolo de fe, ya que cree que Jesús tiene poder sobre la muerte.

La misión de Jesús es la de testimoniar el amor de Dios. Jesús siente la presencia de la mujer que le toca en medio del tumulto, porque, más que las masas, a Jesús le interesan las personas, y que éstas recuperen su dignidad; por eso visibiliza a la mujer, la identifica, la sana y le devuelve su lugar en la sociedad. No quiere avergonzarla sino ponerla en el centro.

¿Y nosotros, qué estamos haciendo por los marginados de hoy? Es muy fácil asociarse a los grupos de poder, a quienes son protagonistas de los movimientos actuales. Es casi “natural”, pero sabemos que el evangelio nos enseña a privilegiar a los más necesitados por la urgencia que implica sanar y salvar su vida. Ánimo, Dios está a  nuestro favor. Hagamos lo mismo por quienes comparten nuestra vida día a día.

sábado, 8 de julio de 2017

ASÍ LAS DOS COSAS SE CONSERVAN

“El Evangelio de Hoy”: Mt 9, 14-17

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, preguntándole: "¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?" Jesús les dijo: "¿Es que pueden guardar luto los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que se lleven al novio, y entonces ayunarán. Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto y deja un roto peor. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque revientan los odres; se derrama el vino, y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan." Palabra del Señor.

Reflexión

Nosotros conocemos bien la práctica religiosa centrada en lo penitencial, lo sacrificial y todo lo que tiene que ver con la piedad religiosa basada en nosotros mismos y nuestras capacidades para acceder a Dios. Es posible que hayamos oído hablar mucho más del “pecado del hombre” que del amor y la misericordia de Dios. Sin quitarle importancia, Jesús relativiza el ayuno porque, ante la presencia del novio, sólo es tiempo de alegría y de fiesta. Con las máximas sobre lo nuevo y lo viejo, Jesús explica que el nuevo Pueblo de Dios no se puede fundar sobre las viejas bases de la ortodoxia judía, sino sobre los nuevos mandamientos del amor, la solidaridad y la misericordia.

La práctica del ayuno, acompañado de ofrendas y aranceles, beneficiaba especialmente a las autoridades religiosas. Jesús se opone a este tipo de práctica, cuando no va acompañada de acciones concretas a favor de la armonía, la solidaridad y la equidad familiar o comunitaria. Creo que ya es tiempo de crecer en nuestra experiencia religiosa como seguimiento de Jesús y de su práctica amorosa a favor de la gente necesitada. Que el Espíritu Santo nos ilumine y conduzca a vivir la fe en Jesús.

viernes, 7 de julio de 2017

LA VOCACIÓN DE MATEO

“El Evangelio de Hoy”: Mat 9, 9-13

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". Él se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: "¿Cómo es que su maestro come con publicanos y pecadores?" Jesús lo oyó y dijo: "No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Anden, aprendan lo que significa "misericordia quiero y no sacrificios": que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores". Palabra del Señor.

Reflexión.

El Evangelio de Hoy nos presenta la vocación de Mateo. Mateo es un hombre que no inspira demasiada confianza, un hombre poco querido por el pueblo, por su condición de cobrador de impuestos. Estos hombres, trabajaban para los romanos, y para ellos mismos, porque en general hacían su fortuna a costa de los más necesitados. Es por eso que eran mal vistos por los judíos. Jesús actúa con fe al llamar a los que formarán parte de su comunidad. Se detiene ante la mesa de Mateo; lo mira con afecto y la voz de Jesús llega a los oídos y al corazón del publicano, invitándole a su seguimiento. Y el Evangelio nos dice que Mateo, instantáneamente lo siguió.

A partir de su propia experiencia, el evangelista San Mateo nos recuerda tres enseñanzas importantes: la primera, Jesús ha venido a redimir a quienes están postrados; segunda, la clave de su enseñanza y de su acción es la misericordia o el amor de Dios; tercera, son los pecadores, y no los que se creen justos, quienes tienen la prioridad en la misión de Jesús. Hoy tenemos el mismo desafío. Debemos renunciar a la violenta mentalidad que nos impone la cultura social y que nos lleva a marginar a las personas con carencias económicas o con problemas de integración religiosa. Nuestra tarea no es alejarlos o excluirlos, sino acogerlos e invitarlos a participar de esa mesa común que es la vida cristiana. Atendamos al llamado de Jesús como mateo y seamos capaces de llamar a otros y otras a seguir a Jesús acogiendo su Buena Noticia de que somos amados por Dios.

miércoles, 5 de julio de 2017

JESÚS ES LIBERADOR


“El Evangelio de Hoy”: Mt 8, 28-34

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo llegó Jesús a la otra orilla, a la región de los gerasenos. Desde el cementerio, dos endemoniados salieron a su encuentro; eran tan furiosos que nadie se atrevía a transitar por aquel camino. Y le dijeron a gritos: "¿Qué quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido a atormentarnos antes de tiempo?"
Una gran piara de cerdos a distancia estaba hozando. Los demonios le rogaron: "Si nos echas, mándanos a la piara". Jesús les dijo: "vayan". Salieron y se metieron en los cerdos. Y la piara entera se abalanzó acantilado abajo y se ahogó en el agua. Los porquerizos huyeron al pueblo y lo contaron todo, incluyendo lo de los endemoniados. Entonces el pueblo entero salió a donde estaba Jesús y, al verlo, le rogaron que se marchara de su país. Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

En una sociedad maltratada por la fuerza demoníaca del imperio romano no es fácil creer en la Buena Noticia. En el Evangelio de hoy podemos sentir la situación por la que está  pasando la gente al leer las descripciones y los símbolos utilizados por el evangelista para hablar de los endemoniados, de la piara de cerdos y del lago y la gente. Las autoridades mantienen oprimida a la población y no le permite vivir en paz. Los endemoniados provienen de sepulcros, de no vida, quizás la situación en que se encontraban muchas personas, excluidas y marginadas socialmente.
Llama la atención que nombren a Jesús como Hijo de Dios, que ha venido antes de tiempo a atormentarles. La realidad de la gente es tan lamentable que ni siquiera son capaces de distinguir la bondad y cercanía de Jesús que libera y sana. Desconfían de todo al creer que ya nada les salvará de la indignidad en la que están inmersos. Jesús aprovecha el momento para seguir anunciando lo nuevo, su presencia aporta la vida y la dignidad a las personas. Aunque la gente quedara con miedo, Jesús le anuncia la posibilidad de liberarse del yugo opresor y seguir andando.