lunes, 13 de agosto de 2018

VIVE CON SENCILLEZ


“El Evangelio de Hoy”: Mt 17, 22-27

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos recorrían juntos la Galilea, les dijo Jesús: "Al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres, lo matarán, pero resucitará al tercer día." Ellos se pusieron muy tristes.
Cuando llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el impuesto de las dos dracmas se acercaron a Pedro y le preguntaron: "¿Su Maestro no paga las dos dracmas?" Contestó: "Sí." Cuando llegó a casa, Jesús se adelantó a preguntarle: "¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿a quién le cobran impuestos y tasas, a sus hijos o a los extraños?" Contestó: "A los extraños." Jesús le dijo: "Entonces, los hijos están exentos. Sin embargo, para no escandalizarlos, ve al lago, echa el anzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda de plata. Cógela y págales por mí y por ti." Palabra del Señor.

Reflexión

Al igual que a los apóstoles hoy nos sigue cuestionando el anuncio de la pasión de Jesús. Estamos tan acostumbrados a tratar a Dios como el todo poderoso que no nos cabe en la cabeza que deje sufrir a su propio Hijo, y menos, siendo tan bondadoso e inocente. Sin embargo, Jesús siempre mostró una actitud de apego radical a la voluntad de su Padre Dios. Su misión fue y sigue siendo la de dar a conocer su misericordia y su ternura a favor de los necesitados. No vino pidiendo privilegios sino privilegiando a los más pobres. Paga sus impuestos y vive con sencillez. Por eso, se acerca a cada persona con respeto y cariño para ofrecerle reconocimiento y ayudarle a caminar hacia adelante. Esa es la voluntad de Dios. Eso es lo que constituye su Reino.

Jesús muestra los signos de la salvación, de la presencia de Dios ayudando misericordiosamente a su pueblo. Y por eso lo mataron, pues la religión oficial no toleró, ni tolera aún hoy, la práctica espontanea de la fe. Siempre se espera que todos y todas respondamos simplemente a lo estructurado en nuestras tradiciones religiosas. Jesús anuncia su pasión, su muerte y su resurrección porque sabe que así terminan los profetas que se dejan conducir por el Espíritu de Dios. Así que alegrémonos de contar con un salvador que se entrega a sí mismo como muestra de amor y servicio trascendente. Y recordemos siempre que Dios quiere la vida, la salud, la alegría y la realización plena de toda su Creación. Y esa es nuestra misión. Lo demás puede ser consecuencia de la reacción del “orden” establecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario