jueves, 24 de mayo de 2018

SUMO Y ETERNO SACERDOTE

“El Evangelio de Hoy” Lc 22, 14-20

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas….

Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; y les dijo: «Con ansia he deseado comer esta Pascua con ustedes antes de padecer; porque les digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios.» Y recibiendo una copa, dadas las gracias, dijo: «Tomen esto y repártanlo entre ustedes; porque les digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por ustedes; hagan esto en recuerdo mío.» De igual modo, después de cenar, hizo lo mismo con una copa de vino, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza, sellada con mi sangre, que es derramada por ustedes. Palabra del Señor.

Reflexión

La Fiesta de Jesús Sumo y Eterno Sacerdote nos recuerda el ansia de Jesús por celebrar la Pascua con sus discípulos. Sabe lo que esta Pascua significa, pero no la teme, sino la desea, no huye, sino que la prepara cuidadosamente. Quiere compartir la mesa con sus apóstoles, despedirse, es su adiós en el tiempo.            No ofrece ofrendas caducas sino que se ofrece él mismo como alimento eterno y gratuito que vivifica y  entusiasma para seguirlo.  

Nosotros somos invitados continuamente a compartir esta pascua con Jesús. Él nos espera junto al altar del mundo para compartir la mesa con nosotros. Y si al hacerlo nuestros corazones se encuentran abiertos y deseosos de conocer más y mejor al Señor, el Espíritu Santo trabajará en cada uno de nosotros, y así podremos vivir, cada día más como cristianos auténticos. Pongamos lo que nos toca en esta alianza de vida con Jesús, dejemos que Él sea parte de nuestra existencia. Ven Espíritu Santo, llénanos de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario